Redacción BLes – Más de 30 niños californianos, entre ellos un niño de tres años, están varados en Afganistán, y los funcionarios de las escuelas están suplicando su regreso.

Según sus distritos escolares, la mayoría de los niños, desde los más pequeños hasta los estudiantes de secundaria, se encontraban en Afganistán durante las vacaciones de verano visitando a su familia y se vieron atrapados en el caos de la toma de poder de los talibanes en el país.

Los funcionarios dijeron que un puñado de niños de un distrito en la ciudad de Sacramento todavía están atrapados, mientras que otro grupo perteneciente a la ciudad El Cajón (ambas ciudades de California, EE. UU.) aún no ha salido del país de Oriente Medio.

Funcionarios del Distrito Escolar Unificado de San Juan informaron al diario Sacramento Bee que el número de alumnos que permanecen en el país controlado por los talibanes se redujo drásticamente desde los 150 iniciales.

Casi 10.000 afganos viven en la zona, lo que supone aproximadamente uno de cada nueve afganos en Estados Unidos.

Mientras tanto, el Distrito Escolar del Valle del Cajón, en El Cajón, notificó a The San Diego Union-Tribune que tres de sus niños seguían atrapados tras la retirada del ejército estadounidense.

Según el portavoz del distrito, Howard Shen, ese número disminuyó cuando cuatro familias -siete adultos y 14 niños- regresaron a sus hogares en El Cajón sanos y salvos. Otras tres familias también han salido con éxito de Afganistán y están regresando a casa, afirmó Shen.

Cuando intentaban huir de Afganistán, la familia de un niño de tres años declaró que los talibanes les tendieron una emboscada.

Todas las familias estaban visitando a sus parientes durante las vacaciones de verano. Pero, según la citada publicación, fueron sorprendidos por la abrupta toma del poder por parte de los talibanes y la agitación que provocó en los que intentaban huir.

Shen dijo a Fox News que el distrito ha estado “explorando formas alternativas” para sacar a las familias porque “el puente aéreo ya no es una vía”.

Tras las denuncias de que se quemaron pasaportes y documentos de identidad, el director del distrito, Mike Serban, advirtió que “es un escenario más amplio que el de nuestro distrito”, por lo que es imposible determinar si los estadounidenses siguen detenidos.

Dijo que una familia con un niño de tres años de Sacramento se encontraba entre los ciudadanos estadounidenses atacados por los talibanes cuando intentaban alcanzar un avión en el aeropuerto de Kabul.

El defensor de los Veteranos, James Brown, dijo a ABC7 que fueron detenidos por un puesto de control talibán y que fueron golpeados físicamente en la entrada.

Explicó que “fueron empujados hacia atrás, donde tuvieron que huir y regresar a una casa segura”.

A Brown se le acercó un oficial del Cuerpo de Marines en servicio activo que necesitaba ayuda porque “básicamente se sentía con las manos atadas y necesitaba ayuda para sacar a esta familia”.

Llamaron a la oficina de la diputada Jackie Speier, que “hizo varias llamadas a la Casa Blanca, a la Oficina del Secretario de Defensa y a la Oficina del Secretario de Estado llevando el caso de esta familia hasta lo más profundo”, pero en vano, según el informe.

El niño y su familia están ahora “en movimiento … sin los canales normales del gobierno de Estados Unidos” a última hora del lunes. No hay detalles sobre su paradero.

Las denuncias se produjeron en medio de imágenes de un grupo de gente caminando por un territorio reseco en un intento de llegar a las fronteras del país sin salida al mar con Irán, Pakistán y las repúblicas de Asia Central.

Ahora que el puente aéreo liderado por Estados Unidos ha concluido, decenas de miles de afganos corren el riesgo de ser asesinados por resistirse a los talibanes y ayudar a Occidente.

Miles de personas esperaron a que se abrieran las puertas de la frontera en Torkham, un paso clave con Pakistán justo al este del paso de Khyber, mientras que otras esperaban un refugio seguro en el puesto de control de Islam Qala, en la frontera iraní.

“Tuve la sensación de que estar entre las fuerzas de seguridad iraníes suponía una especie de alivio para los afganos al entrar en Irán, en comparación con el pasado”, dijo a Reuters un afgano que cruzó.

Bruce Pie – BLes.com