Redacción BLesEl reverendo Johnnie Moore fue sancionado el miércoles pasado por el régimen comunista chino por su rol en denunciar la falta de libertad de creencia en China cuando se desempeñó como comisionado de la Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF) durante la gestión de Donald J. Trump.

El reverendo utilizó su cuenta de Twitter para responder al régimen de Beijing:

“Es un honor ser sancionado por el Partido Comunista Chino por dar mi voz a los musulmanes uigures, a los cristianos (incluido Jimmy Lai), a los budistas tibetanos y a otros innumerables que el PCCh intenta silenciar cada día”.

Zhao Lijian, vocero del PCCh declaró en una conferencia de prensa que la decisión era “en respuesta a los esfuerzos descarados de la parte estadounidense por promover religiones heréticas e imponer sanciones unilaterales al personal chino basadas en mentiras e información falsa.”

No obstante, la evidencia del genocidio contra los uigures en Xinjiang, contra los practicantes de Falun Dafa y los cristianos de las casas, son abundantes y han sido documentadas por diferentes organizaciones de derechos humanos independientes.

El Partido Comunista Chino es reconocido globalmente como uno de los regímenes más autoritarios cuyo récord de violaciones y abusos de derechos humanos es el peor de la historia reciente.

Arrestado por bajar una aplicación para leer noticias sin censura

El sitio web Bitterwinter.org reportó el 29 de abril que un practicante de Falun Dafa fue arrestado y sentenciado a tres años y medio de prisión por compartir un código QR con sus conocidos. El código QR les permitía bajar una aplicación mediante la cual se pueden acceder a canales de noticias sin censura donde los chinos pueden leer información crítica que el gobierno no les permite.

El ‘crimen’ de Peng Biao fue ‘utilizar una organización sectaria para socavar el cumplimiento de la ley’ un pretexto utilizado por las autoridades para encarcelar arbitrariamente a los practicantes de Falun Dafa y creyentes de otras religiones, aunque Falun Dafa específicamente no está catalogada oficialmente como secta en China.

Según Minghui.org un sitio de noticias que recibe información de primera mano de China, una vez que los practicantes son arrestados, con el fin de ‘transformarlos’ – firmar un documento donde prometen renunciar a su fe – los torturan, o utilizan a sus familiares, obligan a sus cónyuges a divorciarse, los hacen despedir de sus trabajos o hacen echar a sus hijos de la escuela, involucrando todo lo que pueda dañar a la persona.

Muchos practicantes, para evitar ser perseguidos tienen que vivir lejos de sus casas, dejar sus familias y trabajar esporádicamente de un lugar a otro para evitar ser rastreados.

Le recomendamos: Dos PATRIOTAS UNIDOS bajo un OBJETIVO en COMÚN [PARTE 2]

Ad will display in 09 seconds

Los cristianos de las casas, una denominación otorgada a aquellos fieles que genuinamente siguen las enseñanzas tradicionales cristianas y para poder hacerlo, se juntan ‘clandestinamente’ en sus casas a estudiar la Biblia, también son arrestados ‘por leer’ la Biblia y sentenciados a prisión.

China, al ser miembro de Naciones Unidas, cuenta con ‘libertad de religión’ oficialmente según su constitución y tiene una ‘iglesia patriótica’ armada por el PCCh como pantalla de humo para la supuesta libertad de religión.

Es decir, no existen leyes que prohíban estas creencias pero en la práctica el PCCh sigue siendo un régimen ateo y totalitario, cuyo principal objetivo es destruir la fe en Dios.

El reverendo Johnnie Moore también hizo referencia a la creciente demanda internacional de que el PCCh sea hecho responsable por encubrir el origen del virus.

“El PCCh no entiende la diferencia entre “la verdad” y “la mentira”, pero hay una verdad que sabemos: son más débiles de lo que quieren que creamos que son. Se está construyendo una coalición mundial para exigirles responsabilidades y que trasciende los partidos políticos y las administraciones estadounidenses. Esta Gran Muralla de Colaboración es una promesa a las generaciones futuras de que no entregaremos nuestro mundo al PCCh para que victimice a los inocentes a su antojo”.

Durante su desempeño como comisionado de la USCIRF Moore presionó al Departamento de Estado de Estados Unidos para mantener a China dentro de la lista de ‘países de especial preocupación’ por sus constantes violaciones a los derechos humanos incluyendo la toma de poder sobre la isla de Hong Kong.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com