Un joven de 28 años fue detenido como acusado de haber asesinado a un hijastro de apenas dos años, para luego enterrar su cuerpo en un terreno baldío de la localidad de Matheu, en el partido de Escobar, Buenos Aires, Argentina.

El hecho generó el repudio de toda esa comunidad y la conmoción de personas cercanas al ahora detenido e imputado. Conmoción y mucho dolor se desprendió en la zona donde ocurrió el hecho luego de trascender.

Los restos del chico, que se llamaba Gastón, fueron encontrados ayer en un descampado situado sobre la calle Colón, de esa localidad, y se estima que el crimen se habría producido en agosto último.

El cuerpo del niño apareció sepultado y además envuelto en una frazada. La escalofriante situación quedó al descubierto porque uno de los hermanitos del fallecido, de 14 años y que mendiga en la vía pública, le comentó el episodio a la propietaria de una fiambrería, a quien a su vez le señaló que había presenciado el momento en que el criminal procedía a enterrar al chiquillo.

Tras recibir el revelador dato el adolescente, quien para sobrevivir y ayudar a su familia se dedica a mendigar en la calle, la mujer dio aviso a la Policía, que pudo encontrar enterrado el que sería el cuerpo del pequeño en lugar indicado. Los restos, que se presume serían del pequeño, se encontraban envueltos en una frazada.

Los voceros revelaron al diario Crónica que la infortunada víctima fue identificada como Gastón Uriel Rodríguez, de 2 años, cuyos restos aparecieron en un descampado situado en la calle Colón, en el citado distrito, en el norte del conurbano provincial.

Tras el hallazgo, el sospechoso, llamado Héctor Esteban y de ocupación parquista, fue detenido e imputado de homicidio calificado por el vínculo por Matías Ferrairos, del Departamento Judicial Zárate Campana.

Fuente: El Tribuno.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

Ad will display in 09 seconds

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.