Redacción BLesEl Partido Comunista Chino (PCCh) ordenó terminar por completo con los restos de democracia que aún sobreviven en Hong Kong. En tal sentido sus delegados anunciaron este lunes que “solo los patriotas”, leales al PCCh, podrán participar en los órganos ejecutivos, judiciales, legislativos, estatutarios de la ciudad y participar en elecciones para puestos políticos.

El jefe de la Oficina de Asuntos para Hong Kong y Macao, Xia Baolong, fue el encargado de anunciar la puesta en marcha del plan para garantizar que “solo los patriotas” estarán al frente de la región administrativa especial china, anunció el South China Morning Post.

De este modo el PCCh, busca resignificar el concepto “patriota”, incluyendo dentro de esa amplia categoría sólo a aquellos partidarios del régimen chino y excluyendo a cualquiera que se manifieste contra las ideas o políticas del partido. “Ser patriota significa amar China”, dijo Baolong, pero cuando dice amar a China se refiere al Partido Comunista que lo gobierna, no a sus tradiciones y culturas milenarias. 

Al detallar las instrucciones del gobierno central para implementar el principio básico de “patriotas que gobiernan Hong Kong”, Xia Baolong dejó en claro que no había lugar en la administración de la ciudad para los elementos anti-China y aquellos que buscaban de algún modo manifestarse en contra de los abusos del régimen dictatorial.

Las reformas anunciadas no tienen precedentes, y marcarán la reestructuración más significativa de los sistemas políticos y administrativos de la ciudad desde su entrega en 1997 a la soberanía china, serán lideradas por el gobierno central.

“En todas las circunstancias, los puestos clave no deben ser asumidos por nadie ‘que vaya en contra de China y perturbe Hong Kong’”, dijo Xia Baolong, refiriéndose a los puestos en los órganos ejecutivo, legislativo y judicial, así como a los nombramientos en importantes órganos estatutarios.

“Quienes se oponen a los patriotas son destructores del principio de ‘un país, dos sistemas’ y no se les debería permitir tomar una parte del poder político de la región administrativa especial de Hong Kong. Ni ahora, ni nunca”.

Le recomendamos:

Si bien dice lo contrario, claramente Baolong está anunciando una política que atenta contra el concepto de “un país, dos sistemas”, llevando a Hong Kong por la fuerza a ser parte de un país y “un sistema”, el cual no puede ser puesto en objeción por nadie, de lo contrario será considerado un traidor y las fuerzas del PCCh caerán sobre sus espaldas, al igual de lo que sucede en China Continental.

Cuando se conoció la noticia, los activistas de la oposición y algunos comentaristas se animaron a acusar a Beijing de intentar concentrar aún más las elecciones de la ciudad con leales al régimen y de usar la definición de patriotas para adaptarse a su propia agenda.

Alan Leong Kah-kit, del opositor Partido Cívico, acusó a Beijing de pretender “manipular” las próximas elecciones utilizando la definición “amplia y vaga” de patriotas de Xia.

“La definición es altamente subjetiva dentro de la prerrogativa del régimen. Las decisiones de los poderes ejecutivos sobre quién puede participar en las carreras podrían tener una agenda política”, dijo Kah-kit, y también advirtió que esas decisiones podrían no ser revisadas judicialmente si las dicta directamente Beijing.

Por otro lado, el presidente del Partido Demócrata, Lo Kin-hei, dijo que la nueva definición de patriotas de Xia era demasiado “elusiva y vaga”, y que cualquier posible cambio en las elecciones solo sería favorable para el bloque pro-establishment.

Un politólogo de la Universidad China, Ivan Choy Chi-keung, dijo que el discurso de Xia tuvo un impacto significativo en la ciudad, ya que ahora indicaba que aquellos considerados “antipatrióticos” no solo no podrían presentarse a elecciones, sino que también se les prohibiría asumir funciones de gobierno.

Aún las nuevas normativas anunciadas no fueron oficializadas por lo que todavía queda por ver cuál será el alcance real de las medidas, pero todo indica que el avance y la toma de poder del PCCh sobre la independencia de Hong Kong, es una decisión tomada y no posee límites a menos que la comunidad internacional logre persuadir al régimen y negociar frenos a su avasallamiento constante sobre la isla. 

Andrés Vacca – BLes.com