Redacción BLesTras el catastrófico ciberataque causado por el grupo criminal de hackers Darkside, el oleoducto Colonial Pipeline que surte la costa este de Estados Unidos, reanudó sus operaciones de distribución de combustible.

No obstante, los funcionarios de la Casa Blanca no saben cuándo se restablecerá la normalidad, y mientras algunas estaciones de servicio cerraban los usuarios hacían compras de pánico, informó Breitbart del 12 de mayo. 

A pesar de que la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, estimó que el oleoducto se restablecería al final de la semana, el secretario de Transporte, Pete Buttigieg, demócrata no se atrevió a confirmarlo. 

“Me remitiré a los anuncios de la empresa sobre su proceso. Quisiera subrayar que hay mucho que hacer para que el oleoducto vuelva a funcionar”, afirmó Buttigieg ante una rueda de prensa en la Casa Blanca a la que también asistió el administrador de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por la sigla en inglés) Michael Regan.

Los funcionarios tampoco anunciaron que hubieran tomado medidas importantes para solucionar la crisis de combustibles, que perjudica a los estadounidenses en la costa este. 

Estos están obligados a esperar durante horas para tanquear sus vehículos y a pagar precios más elevados. 

Buttigieg, tan solo añadió que entendía las preocupaciones de los consumidores e hizo recomendaciones para que no acumularan combustibles. 

“¡Señor ten piedad! Es el pánico del papel higiénico del 2020 de nuevo. Gente de aquí llenando bolsas de basura de plástico y botes de basura con gasolina ALTAMENTE INFLAMABLE. Fuego! Fuego! RESPIRACIONES PROFUNDAS. POR FAVOR NO ENTREN EN PÁNICO”, tuiteó la internauta @triciaharris.

Los piratas informáticos cobraron un rescate millonario a Colonial Pipeline para reparar el daño que habían ocasionado a los sistemas informáticos, pero la empresa se negó a pagarlo.

Por su parte, Colonial Pipeline enalteció la colaboración de sus trabajadores, quienes reiniciaron manualmente los sistemas de distribución de los valiosos combustibles.  

El impacto del daño limitó la adquisición de gasolina en 17 estados, tanto para autos como para aviones, y a tan solo cuatro meses después de que el presidente, Joe Biden, detuviera la construcción del oleoducto Keystone XL, haciendo al país aún más frágil ante una situación como esta. 

La administración ha sido duramente criticada por las decisiones que perjudican la estabilidad del país en varias áreas económicas, y justamente en el campo energético se nota una de las mayores amenazas. 

Tras adherirse a las polémicas teorías del cambio climático y vincularse de nuevo al Acuerdo de París, que ya había sido rechazado antes por el entonces presidente, Donald Trump, al menos 105 congresistas republicanos rechazaron esa iniciativa. 

En una carta enviada a Biden, los congresistas pidieron la anulación de esas órdenes, tras calificarlas como “mal concebidas y devastadoras”, informó Daily Wire. 

Los firmantes de la carta argumentan contra una de las medidas que consiste en “una moratoria indefinida a los nuevos arrendamientos de petróleo y gas natural en tierras y aguas federales”, que destruirá una de las mayores fuente de ingresos del gobierno federal.

Entre otras consecuencias negativas también aumentará la deuda del país y “creará un coste de oportunidad de miles de millones”.

Por otro lado, limitar la producción energética del país fortalecerá a otros países productores de petróleo y “prácticamente garantizará que la demanda de Estados Unidos se satisfaga con petróleo y gas de países con menos normas medioambientales”, advierten los republicanos en su carta, resultando contradictorio con el mejoramiento del medio ambiente como meta. 

No obstante, al resultar perjudiciales para los estadounidenses estas órdenes ejecutivas de Biden, es muy probable que actúen en contra de su partido, afectando negativamente los resultados electorales del 2022, y expresándose en la pérdida de escaños. 

Le recomendamos: Lo que NO TE CONTARON del DIVORCIO de BILL GATES

Ad will display in 09 seconds

 

José Hermosa – BLes.com