En Viaje al Oeste, el capítulo 71, “Bajo un nombre falso el Mono vence al Sabueso Demoníaco, Guanyin aparece para someter al Rey de los demonios”, cuenta la siguiente historia: cuando el Monje Tang y sus discípulos llegaron al Reino de Purpuria para que los inspeccionaran y aprobaran sus pasaportes, el rey de Purpuria, que llevaba mucho tiempo enfermo, acababa de publicar un aviso en el que pedía médicos para que le traten su enfermedad. El Rey Mono quitó el aviso real, preparó una medicina mágica y curó la enfermedad del rey, que llevaba años arrastrando.

Resultó que la Reina de Oro de Purpuria había sido secuestrada por los demonios encabezados por el Emparejador de la estrella del mal tres años antes, y los demonios exigían de vez en cuando dos damas de compañía de Purpuria. El rey había estado tan preocupado día y noche, y como resultado se puso muy enfermo durante los últimos tres años. Afortunadamente, llegó el Rey Mono y ayudó al rey a liberarse de esta desgracia.

Cuando el Rey Mono estaba a punto de destruir finalmente al Emparejador de estrellas malvadas con las campanas mágicas (el tesoro de elixir dorado que la bestia llevaba consigo), apareció Pusa Guanyin y recuperó la bestia. Le explicó al Rey Mono que el Emparejador de la estrella del mal era en realidad un sabueso gigante de pelo dorado que ella solía montar y que ese escapó y bajó al mundo de los mortales para salvar al rey de Purpuria del desastre.

El Rey Mono estaba confundido y no podía entender cómo la bestia podía venir a salvar al rey de Purpuria del desastre. La Pusa Guanyin continuó explicando que cuando el rey era todavía el príncipe heredero, era un excelente arquero y disfrutaba de la caza. Un día hirió a un joven pavo real y mató a una hembra pavo real. Tanto el joven pavo real como la hembra eran hijos de la Pusa Maurya Vidya Rani, que ordenó que el príncipe fuera separado de su esposa durante tres años y que sufriera como los pájaros cuando se separan de sus padres.

“Eso fue hace tres años, y ahora la fechoría ha sido pagada”, dijo la Pusa Guanyin al Rey Mono.”Fue una suerte que vinieras a curar al rey. Yo estoy aquí para recuperar a la criatura malvada y perversa [el Emparejador de la Estrella del Mal]”.

Esta historia nos dice que la gente se enferma por una razón y que todo está conectado por una relación de causa y efecto.

La causa principal de la desgracia humana

En la comunidad de la práctica espiritual se cree que aquellos que han hecho malas acciones o han causado daño a otros acumulan yeli (mal karma) para sí mismos. Cuando una persona tiene mucho yeli (mal karma), sufre enfermedades, desgracias, penurias, desastres, accidentes o incluso la muerte; cuando una región tiene mucho yeli, sufre pobreza, guerras, desastres naturales y provocados por el hombre, plagas, etc.

El capítulo 87 de Viaje al Oeste, titulado “Cuando el Cielo se ofende en Fengxian detiene la lluvia, el Gran Sabio insta a la bondad y trae un aguacero”, cuenta una historia sobre cómo una severa sequía llegó a su fin después de que el marqués admitiera su mala acción y llevó a su pueblo a rezar sinceramente al Cielo por la misericordia y la lluvia.

Cuando el monje Tang y sus tres discípulos llegaron a la prefectura de Fengxian, vieron la devastación por todas partes. La prefectura, antaño la tierra de la riqueza, había sufrido una grave sequía durante tres años seguidos, y dos tercios de la población habían perecido por inanición. Desesperado, el marqués de la prefectura ordenó que se pusiera un anuncio en el que se pedía a los maestros del Dharma que rezaran para que lloviera y salvaran a la gente. El Rey Mono tomó el aviso y se ofreció a ayudar.

Cuando el Rey Mono llegó a la Puerta Occidental del Cielo, se enteró de que la sequía de la prefectura de Fengxian era un castigo celestial. Resulta que, cuando el Emperador de Jade y sus ayudantes estaban de gira de inspección hace tres años, vieron que el marqués de la prefectura de Fengxian se comportaba mal; discutió con su esposa por su mala conducta y, sin querer, volcó la mesa con ofrendas vegetarianas al cielo. Luego llamó a los perros para que se comieran las ofrendas, acto que ofendió profundamente al Emperador de Jade.

Como castigo, el Emperador de Jade mandó colocar tres objetos en el Salón de la Fragancia: una montaña de arroz de 30 metros de altura, una montaña de harina de 60 metros de altura y un candado de oro de unos 30 o 40 centímetros de largo, y ordenó que en “la Prefectura de Fengxian solo tendría que llover cuando un pollo se hubiera comido todo el arroz, un perro hubiera lamido toda la harina y la lámpara hubiera fundido la barra del candado”.

Los maestros celestiales que mostraron al Rey Mono las tres cosas le dijeron que persuadiera al marqués para que volviera a la bondad, y entonces las bendiciones vendrían por sí solas.

Cuando el Rey Mono regresó, contó a todos lo que había visto en el Salón de la Fragancia y le dijo al marqués: “Si tu corazón puede volver a la bondad, empieza a invocar a Buda y a recitar las escrituras, entonces podré ayudarte. Si persistes en negarte a reformar, no habrá nada que pueda hacer para sacarte. No pasará mucho tiempo antes de que el Cielo te ejecute, y tu vida no podrá ser salvada”.

El marqués juró refugiarse. Convocó a todo el clero budista y taoísta de la ciudad y ordenó que se preparara un lugar para las ceremonias religiosas. El marqués dirigió a sus seguidores a quemar incienso y a la adoración, agradeciendo al Cielo y a la Tierra y arrepintiéndose de sus pecados. El monje Tang también recitó sutras en su nombre. Al mismo tiempo, todos los hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, de todos los hogares dentro y fuera de la ciudad, quemaron varas de incienso e invocaron a Buda. A partir de ese momento, todos los oídos se llenaron de sonidos virtuosos.

En poco tiempo, las montañas de arroz y harina del Salón de la Fragancia desaparecieron, y la barra del candado se derritió. El Emperador de Jade emitió un edicto para conceder la lluvia a la Prefectura de Fengxian, y la sequía llegó a su fin.

La historia nos dice que, aunque el Rey Mono tenía tremendos poderes extraordinarios, no podía ayudar a menos que el marqués se cambiara a sí mismo hacia la bondad y condujera a su pueblo también hacia la bondad.

La armonía del hombre y la naturaleza

Hoy en día es difícil para la gente entender conceptos como la armonía del hombre y la naturaleza, en gran parte debido a las limitaciones de la ciencia empírica moderna. Los antiguos chinos creían en la “armonía del hombre y la naturaleza” y en que “El I Ching [Libro de los Cambios] y la medicina comparten el mismo origen”. Sun Simiao, un renombrado médico de la dinastía Tang que también fue aclamado como “Rey de la Medicina”, dijo una vez: “Si uno no entiende el I Ching, no es lo suficientemente bueno para ser un médico imperial”.

Los taoístas consideran el cuerpo humano como un pequeño universo, que tiene una relación correspondiente con el universo exterior. La naturaleza tiene cuatro estaciones y cinco elementos; el tiempo frío y el tiempo caliente giran en un ciclo ordenado; los seres humanos tienen cuatro miembros y cinco órganos, y siguen el camino del nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte.

También le recomendamos: Hace 20 años atrás un político americano presagió lo que está pasando hoy en Afganistán (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Todos los grandes médicos de la antigüedad tenían un profundo conocimiento de la astronomía y los cielos, la geografía y la tierra, y los principales acontecimientos de la sociedad. Eran capaces de curar enfermedades y salvar a la gente, de predecir el futuro y de pronosticar el destino de una persona, ya sea la buena o la mala fortuna.

Yi He, un famoso médico del periodo de primavera y otoño, predijo el destino del duque Ping de Jin y el del Estado de Jin. Todas sus predicciones se hicieron realidad, aunque muchos funcionarios de la corte no creyeron lo que dijo al principio.

Sun Simiao, el gran médico de la dinastía Tang, mencionado anteriormente, también predijo con exactitud que su nieto Sun Pu serviría bajo las órdenes de Lu Qiqing, que Lu se convertiría más tarde en el gobernador de Xuzhou, y que su nieto serviría como magistrado del condado de Xiao en Xuzhou.

Estas habilidades sobrenaturales, a menudo denominadas percepción extrasensorial en los tiempos modernos, eran habituales entre los grandes médicos de la antigüedad, que obtenían estas habilidades mediante la meditación y el refinamiento espiritual.

(Continuará).

Fuente: Minghui.org

Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.