El viceadmiral Kay-Achim Schönbach, quien estaba al frente de la Fuerza Naval hace un año, dijo que era una “tontería” que Alemania se peleara con Rusia en vez de aliarse con ella para enfrentar a China.

El jefe de la Armada alemana fue removido de su cargo después de decir en un evento transmitido en vivo que Putin “merece respeto” y que Occidente debería sumar a Rusia como un aliado en su guerra fría contra China.

Se trata de Kay-Achim Schönbach, quien dirigía la fuerza naval de Alemania desde marzo del 2021, quien además calificó de “absurdo” que Ucrania vaya a recuperar Crimea (anexada por Rusia en 2014) y cuestionó duramente la política exterior de la Cancillería de su país.

Sus comentarios los hizo en una charla organizada por un grupo de analistas políticos en Delhi el viernes, donde se lo convocó para hablar de los conflictos internacionales actuales, pero la situación en Ucrania fue la indudable protagonista de la jornada.

Al responder preguntas después de una breve presentación, Schönbach pareció restar importancia a la posibilidad de un conflicto militar con Rusia y Ucrania. “¿Rusia está realmente interesada en tener una pequeña franja de suelo ucraniano para integrarse en su país?” dijo el hombre de 56 años. “No. Putin está presionando porque sabe que puede hacerlo, y le sirve dividir la Unión Europea”.

Lo que Putin realmente quería, argumentó Schönbach, era respeto. “A la altura de los ojos, él quiere respeto. Y Dios mío, darle respeto es de bajo costo, incluso sin costo alguno. Es fácil darle el respeto que exige y probablemente se merece”.

Los comentarios llegan en un momento en que la postura de Alemania en el conflicto entre Rusia y Ucrania está bajo un mayor escrutinio, ya que si bien el gobierno de Angela Merkel ejerció enormes presiones contra Putin en el pasado, hoy en día su dependencia del gas ruso pone en tela de juicio que Alemania se la vaya a jugar por defender a Ucrania.

El jefe de la armada también dijo que los territorios anexados de Crimea se habían “ido” y “nunca volverían” a Kiev, argumentando a favor de lazos económicos más estrechos con Rusia para contener el ascenso de China. “Tener este gran país, incluso si no es una democracia, como socio bilateral… probablemente mantiene a Rusia alejada de China”.

Describiéndose a sí mismo como “un católico romano muy radical“, Schönbach dijo que Rusia también era un “país cristiano, incluso si Putin es ateo, no importa“.

Los comentarios generaron fuertes críticas por parte del embajador de Ucrania en Alemania cuando surgieron en las redes sociales. Andriy Melnyk le dijo al periódico Die Welt que los comentarios de Schönbach habían “puesto a todo el público ucraniano en una profunda conmoción” y “cuestionado masivamente la confiabilidad y confiabilidad de Alemania, no solo desde el punto de vista ucraniano”.

Él dijo: “Esta actitud condescendiente inconscientemente también les recuerda a los ucranianos los horrores de la ocupación nazi, cuando los ucranianos fueron tratados como infrahumanos”.

En un comunicado emitido el sábado por la noche, Schönbach dijo que se había puesto en comunicación con la Ministra de Defensa de Alemania, la socialista Christine Lambrecht, y que habían llegado a un acuerdo para que sea relevado de sus funciones con efecto inmediato.

“Mis comentarios descuidados en India sobre seguridad y política militar son una carga cada vez mayor para mi oficina”, dijo en su declaración, mostrando, aunque forzado, cierto arrepentimiento por sus dichos. “Considero que este paso es necesario para evitar más daños a la armada alemana, al ejército alemán, pero especialmente a la República Federal de Alemania”.

Según un informe en Der Spiegel, Lambrecht había convocado en una reunión el sábado por la mañana a Schönbach para una reunión el lunes, donde es probable que lo hayan retado, y despedido.

Fuente: Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.