Redacción BLes– Tal como ha ocurrido con otros de los seguidores del expresidente, Donald Trump, ahora los demócratas podrían acusar de sedición al grupo de patriotas Oath Keeper, aplicando el rebuscado concepto de ‘terrorismo doméstico’, por su asistencia a la manifestación ante el Capitolio el 6 de enero, pero sin pruebas de que hayan intervenido en los disturbios, según su abogada.

El abogado y fiscal federal que ha estado supervisando el caso de los disturbios,  Michael R. Sherwin, expresó la posibilidad de que fueran acusado por ese cargo, en una entrevista en el programa 60 minutes, publicada el 21 de marzo, aún a pesar de carecer de pruebas contra ellos.

A poco más de dos meses, el equipo de Sherwin ha acusado a 400 sospechosos. Entre los cargos por lo que podrían ser enjuiciados está el de obstrucción de un procedimiento oficial, destrucción de propiedad gubernamental y entrada y permanencia en un edificio restringido. 

De ellos tan solo se dice que en el Capitolio, supuestamente “se equiparon con dispositivos de comunicación y se pusieron chalecos reforzados, cascos y gafas”, pero no se les decomisó ningún arma. 

No obstante las proyecciones de Sherwin, la abogada defensora del grupo, Carmen Hernández, sostiene: “No he visto ninguna prueba que apoye una acusación de conspiración sediciosa contra mi cliente, Donovan Crowl”, cita The GateWay Pundit.

Al parecer el juicio contra los miembros de Oath Keepers es una de las maniobras de los demócratas para perseguir a los seguidores de Trump, similar a la de la legislación que preparan desde el año pasado y con la que pretenden enjuiciar a supuestos terroristas domésticos.

“Los demócratas tanto en la Cámara como en el Senado están planeando redactar una ley para clasificar las manifestaciones de MAGA como ‘actividad terrorista nacional’ y requieren que el FBI, el Departamento de Justicia y el DHS tomen medidas para prevenir tal ‘terrorismo interno’. El senador Durbin lidera el esfuerzo junto con el representante Schneider”, sostiene el periodista y escritor Paul Sperry.

Por su parte la esposa de uno de los detenidos, Angel Harrelson, describió las actividades de los miembros de Oath Keepers, a los que pertenece su esposo.  

Le recomendamos:

“Los Oath Keepers no son terroristas. Rezo para que la verdad acabe liberándolos a todos. Espero que la gente se manifieste y haga saber a todo el mundo que estuvo en DC los días 5 y 6 de enero para mostrar su apoyo al presidente Trump y para proporcionar seguridad a los oradores invitados en el Rally Save América, así como para proteger a la gente del público”, declaró Harrelson. 

Y añadió: “Después de los discursos, ayudaron a escoltar a los miembros del partido Stop the Steal (incluyendo a personas de edad avanzada) hasta el Capitolio, donde se iba a celebrar otro acto de oratoria fuera de la casa”.

Luego continuó diciendo: “No tenían conocimiento previo de que alguien pudiera intentar infiltrarse en el edificio del Capitolio. Se dieron cuenta por primera vez después de verlo de primera mano. Entraron en el edificio para apoyar a los agentes de policía y a otras personas que estaban siendo rociadas con gas pimienta y corrían peligro de ser pisoteadas por la multitud”.

Su esposo, el sargento retirado del ejército Kenneth Harrelson, fue arrestado a principios de mes, quedando su familia con dificultades económicas para sobrevivir. Ese mismo día el FBI saqueó su casa, relató la mujer. 

José Hermosa – BLes.com