Un grupo de balseros cubanos fue socorrido por el crucero Scarlet Lady en las aguas del Estrecho de Florida en Estados Unidos este lunes.

Un dramático rescate tuvo lugar este lunes en las aguas del Estrecho de Florida en Estados Unidos. Un grupo de balseros cubanos fueron socorridos por el crucero Scarlet Lady luego de haber escapado de la isla. Al ver que la embarcación acudía en su auxilio, los tripulantes del bote gritaron con fuerza el lema «Patria y Vida».

Este canto se transformó en uno de los principales gritos de protesta contra la dictadura castrista tras las manifestaciones del 11 de julio.

El incidente ocurrió en el Estrecho de Florida, territorio marítimo que divide el estado del sur de Estados Unidos con Cuba. Allí los isleños permanecían a la deriva en una rústica balsa intentando alcanzar suelo estadounidense.

Haciendo honor a la tradición marítima, el crucero de Virgin Voyages acudió en su ayuda. De esta forma, recibió a bordo a los ocho marineros y a uno de ellos le prestó asistencia médica.

Asimismo, el capitán del Scarlet Lady anunció que se reuniría con el United States Coast Guard Cutter (USCGC) frente a la costa de Cayo Hueso para trasladar a los cubanos.

La acción del crucero obedece al derecho marítimo internacional. Este establece que el capitán del buque tiene la obligación moral de prestar asistencia a las personas en peligro en el mar. Esto sin importar su nacionalidad, estatus o las circunstancias en las que se encuentre.

Un canto de libertad

Desde las protestas del 11-J que Cuba vibra bajo el lema de «Patria y Vida». El himno contra la dictadura de Miguel Díaz-Canel fue estrenado en febrero de este año con la participación de varios artistas. Entre ellos, Yotuel Romero, Descemer Bueno, Gente de Zona, Maikel Osorbo y El Funky.

La popular canción es una contraposición a la consigna revolucionaria «Patria o Muerte», frase célebre del exdictador cubano Fidel Castro.

El impacto del tema musical ha sido tal, que el propio régimen castrista salió a amenazar con sanciones. De esta forma, advirtió que quien ose pronunciar la frase en cuestión será acusado de «instigador» y será llevado tras las rejas.

Sin embargo, pareciera ser que entre más censura anuncie La Habana, más popular se vuelve la consigna. Cientos de cubanos se preparan para entonarla en la próxima protesta convocada para el 15 de noviembre. No obstante, las autoridades isleñas ya lanzaron sus advertencias sobre este evento. Si sus impulsores insisten en realizarla, la Fiscalía presentará acciones legales en su contra por «promover y realizar marchas ilícitas».

María José Olea Álvarez – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.