Redacción BLesUn reporte del Western Journal denuncia que mexicanos ricos están cruzando la frontera a Texas en jet privados para vacunarse contra el virus PCCh cuando hay cientos de miles de estadounidenses esperando por la vacuna.

La seguridad de las vacunas experimentales contra el virus PCCh, que se comenzaron a administrar en todo el mundo recientemente con un permiso de emergencia de las agencias sanitarias (no están aprobadas oficialmente), es cuestionable ya que se reportaron miles de muertes en estos tres meses.

No obstante, el hecho de que millones de personas que sí se quieren vacunar en su país y que el estado esté usando fondos públicos para pagar por estas vacunas pero que haya personas de otros países que paguen para saltarse la espera, demuestra el grado de corrupción de ciertos gobiernos e indigna a la opinión pública.

El senador estatal de Texas, Eddie Morales (demócrata) cuyo distrito da a la frontera con México, dice estar recibiendo llamadas de sus constituyentes enojados con los reportes de que mexicanos ricos publican fotos en sus redes sociales ostentando haber recibido la vacuna mientras que los ancianos en Texas siguen esperando su turno.

“Estuve recibiendo llamadas de personas que decían: ‘Oye, ¿qué está pasando? No puedo vacunar a mi padre, que tiene más de 65 años, y sin embargo esta gente viene y se cuela en la cola'”, declaró Morales el miércoles a Los Ángeles Times.

Mauricio Fernandez Garza, un hombre de 70 años tres veces alcalde de la ciudad de Monterrey viajó a Texas en un jet privado al día siguiente de que Biden asumió para recibir la vacuna y publicó una foto del certificado de la CDC en su cuenta de Facebook.

Según Fernandez, miles de mexicanos ricos están haciendo lo mismo.

Juan José Origel, un presentador de TV mexicano también publicó en su cuenta de Twitter una foto recibiendo la vacuna. En otra publicación en su cuenta de Instagram hasta llegó a ostentar de que ni siquiera le pidieron la ‘visa’ para entrar.

Le recomendamos:

El problema aparentemente yace en que las autoridades estadounidenses no solicitan prueba de ciudadanía a quienes se presentan a vacunarse.

A pesar de que el gobernador Greg Abbot dijo que “las vacunas de EE. UU. son para residentes de EE. UU. Las vacunas de Texas son para los residentes de Texas”, los funcionarios a cargo de la vacunación recibieron órdenes de no hacer preguntas sobre la ciudadanía o el lugar de residencia de las personas.

Un caso similar tuvo lugar en Buenos Aires, Argentina.

Una reconocida escritora local, denunció haber recibido una propuesta de la esposa del gobernador de Buenos Aires de vacunarse primero.

Si bien en su defensa el gobernador dijo que la propuesta era con la intención de hacer una campaña de concientización, más tarde salió a la luz que decenas de personas consideradas ‘VIP’ por el gobierno socialista de Alberto Fernández, recibieron la vacuna en el mismo ministerio de salud sin esperar por su turno.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com