“Creo que este virus está aquí para quedarse con nosotros y evolucionará como los virus de la pandemia de influenza, evolucionará para convertirse en uno de los otros virus que nos afectan”, acotó Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias de Salud de la Organización Mundial de la Salud

El virus que ha paralizado al mundo desde el 2020 no se va a erradicar, advirtieron los líderes de la Organización Mundial de la Salud en una conferencia de prensa este martes. A pesar de las innovaciones en el desarrollo, las campañas de vacunas y los refuerzos masivos, aseguran que el COVID-19 no desaparecerá. De hecho, es probable que circule por la sociedad de manera similar a la influenza,

«La gente ha dicho que vamos a eliminar o erradicar el virus. No, no lo haremos. Es muy, muy poco probable. Creo que este virus está aquí para quedarse con nosotros y evolucionará como los virus de la pandemia de influenza, evolucionará para convertirse en uno de los otros virus que nos afectan”, dijo Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias de Salud de la Organización Mundial de la Salud, en vista que la variante delta es la que más se propaga en Estados Unidos.

Las vacunas no detendrán el virus

Marchas a favor de Bolsonaro hacen temblar a la Internacional Progresista
Contrario a lo dicho por las enormes campañas de vacunación, Ryan redobló su postura diciendo que el COVID-19 no desaparecerá simplemente con un aumento de las vacunas y los esfuerzos preventivos.

Sus declaraciones surgen a raíz que los datos clínicos han demostrado que la inmunidad ofrecida por las vacunas Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson disminuye con el tiempo, lo que provoca la necesidad de inyecciones de refuerzo para reducir aún más los aumentos repentinos de nuevas infecciones.

No alcanzan con dos dosis, ahora será necesaria una tercera y, según las autoridades españolas de sanidad, será lo mismo cada año por varios años. Pues, en promedio, las vacunas antes mencionadas (además de la Sinovac de origen chino y muy común en Hispanoamérica) no tienen efectividad por más de seis meses.

De acuerdo con las autoridades sanitarias de Estados Unidos, las inyecciones de refuerzo, una dosis adicional de las vacunas, están programadas para el 20 de septiembre. Sin embargo, aclaran que podría demorarse más en el caso de laboratorios como Moderna y que los reguladores federales pueden necesitar más tiempo para realizar una investigación exhaustiva sobre los impactos en la salud de las vacunas de refuerzo. Por el momento, Pfizer es la única vacuna de refuerzo disponible.

Director de la OMS pide a países ricos no vacunar hasta que tengan dosis los pobres

Vale destacar que las observaciones de la OMS trascienden lo sanitario y se meten en cuestiones políticas. Bajo la lógica que caracteriza al director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien ha demostrado ser aliado de China, la OMS se ha opuesto firmemente a la distribución de vacunas de refuerzo por países más ricos como Estados Unidos, cuando otras naciones subdesarrolladas todavía están luchando por darles a sus ciudadanos las dosis iniciales.

“He pedido una moratoria sobre los impulsores, al menos hasta finales de este mes para permitir que los países más rezagados se pongan al día”, Tedros Adhanom Ghebreyesus. Resulta paradójico en cuanto los países con más recursos han sido los mayores donantes de vacunas para los países que menos tienen.

Por último, despierta la inquietud respecto a la efectividad de las vacunas y sobre todo de la imposición de estas, más cuando la máxima autoridad sanitaria declara públicamente que pese a ellas esto no va a terminar. Como dice una máxima: usted obedece porque quiere que esto termine pero es por su obediencia que esto nunca va a terminar.

Países como Australia, donde existen campos de concentración para los contagiados, son un recordatorio para el mundo sobre el autoritarismo que puede surgir para presuntamente proteger a la población de sí misma.

Ha creado una especie de apartheid, frente al cual referentes culturales como Eric Clapton ha compuesto ya dos canciones contra las restricciones, contra la vacuna (en su caso AstraZeneca) que afectó su movilidad y sobre todo en rechazo a la discriminación contra los no vacunados.

El cantautor británico nos dice:

Dejas que te impongan el miedo
Pero ni una palabra de lo que escuchaste fue verdad
Pero si no hay nada que puedas decir
Puede que no haya nada que puedas hacer
Quieres ser un hombre libre
¿O quieres ser un esclavo?
¿Quieres usar estas cadenas?
¿Hasta que estés en la tumba?

Mamela Fiallo Flor – Panampost.com

Temas: