Recientes y constantes movimientos telúricos siguen conmocionando la costa del Océano Pacífico, en este caso, en el lado americano del legendario Anillo de Fuego o Cinturón de Fuego del Pacífico, como se ha llegado a conocer el fenómeno geológico que caracteriza la vertiente de los continentes bañados por las agua del Océano, descubierto por el conquistador español Vasco Núñez de Balboa.

Los sismos registrados en los últimos días desde Argentina hasta México, pasando por Chile, Ecuador y Colombia dan cuenta de la incesante actividad volcánica y de movimientos de placas tectónicas que los dinamizan.

Es bien conocida la confluencia de varias placas tectónicas en el lecho del Océano Pacífico, en el seno de las cuales se originan tensiones causadas por las fricciones de la subducción de las mismas, que se liberan por una parte y se comprimen por otra, dando lugar a los consecuentes riesgos para las diferentes naciones que habitan esta parte del mundo.

Ilustración fotográfica Pixabay

El Cinturón de Fuego del Pacífico vincula  a la mayoría de los supervolcanes del planeta incrementando con ello la necesidad de previsiones adecuadas en pro de la protección.

Los grandes desastres ocurridos en Ecuador el año pasado, de 7,8 grados; en Chile de 7,7 grados, en Perú de 5,5 grados y en el presente año en México con 7,1 grados, ocasionaron la desaparición de miles de vidas humanas, como evidencia de las nefastas consecuencias de estos fenómenos naturales.