Redacción BLesEn una entrevista con Steve Bannon el 19 de abril, el profesor Harvey Risch de la prestigiosa universidad de Yale, dijo que la efectividad real de las vacunas contra el virus PCCh para prevenir el contagio está entre el 50 y 60% y que las autoridades sanitarias no están siendo transparentes a la hora de comunicarse con el público.

“Creo que al público estadounidense se le ha vendido la vacuna por las investigaciones que demuestran que reducen la infección sintomática de leve a moderada entre un 60 y un 95 por ciento, dependiendo de la edad y de la vacuna, etc.”, remarcó el Dr. Risch. “Y eso es un rendimiento bastante bueno para un individuo una vez que toma esa vacuna para protegerse”.

Sin embargo, explicó el profesor, que a menudo está en desacuerdo con las medidas sanitarias oficiales, que esa no es la medida que el Dr. Fauci y las autoridades están utilizando para analizar la eficacia de las vacunas.

“Lo que ellos miran es si la vacuna previene la propagación de la infección. Y para eso, la compañía farmacéutica, las compañías de vacunas no proporcionaron ninguna información”.

Utilizando el ejemplo de Israel, uno de los países donde la población se ha vacunado masivamente, alrededor de la mitad, el profesor dijo que “los estudios muestran que reduce la propagación de la infección entre un 50% y un 60%”.

Para el Dr. Risch la vacunación contribuye en cierta medida con la inmunidad de rebaño pero no de la manera en que las autoridades han intentado hacer creer a la gente, que después de vacunarse ya podrán llevar una vida normal.

“Y por esa razón, dar a los individuos la vacuna que creen que les va a liberar de todas las restricciones en la sociedad no es cierto, porque lo que realmente hacen es recibir una vacuna que sólo reduce la transmisión a la mitad”, explicó el epidemiólogo.

“Y, de hecho, esto lo sabemos ahora porque los médicos me han dicho que más de la mitad de los nuevos casos de COVID que están viendo para tratar, son personas que han sido vacunadas”, afirmó el Dr. Risch. “Más de la mitad, calculan que el 60% de los nuevos casos que tratan son de personas vacunadas”.

La cantidad de casos reportados por el CDC no es real sino un estimativo

El epidemiólogo explicó que el Centro de Enfermedades Infecciosas (CDC por sus siglas en inglés) publica la cantidad de casos que estima existen en la población y no el número real de casos registrados.

“Las personas que dan positivo en las pruebas nasales o en las pruebas de anticuerpos, son el número de casos que conocemos, el número oficial de casos. Pero el CDC midió, hizo pruebas de sangre y encontró que aproximadamente seis veces ese número era el número total de casos en una población”, explicó Risch.

Le recomendamos: “Son parte de un enorme experimento”, advierte epidemiólogo sobre quienes se vacunan contra el covid

Ad will display in 09 seconds

Los encierros han perjudicado el proceso natural de la inmunidad de rebaño

El Dr. Risch explicó que en muchos estados en los Estados Unidos que no encerraron a la gente durante la pandemia, lograron cierta inmunidad masiva antes de que se comience a vacunar a la población.

De hecho, “la mitad de los estados de EE. UU. tienen ahora más que la inmunidad de los rebaños y están bajando drásticamente”, dijo Risch.

El epidemiólogo explicó que “la inmunidad de rebaño sólo comienza cuando la curva de infección alcanza su punto máximo, cuando está en el punto más alto”, y “que la inmunidad de rebaño puede empezar a producirse con un 60% o 50% de la población inmune al virus”.

Pero para que las infecciones se reduzcan rápidamente, es necesario un porcentaje más alto, alrededor del 75% o el 80% antes de que la curva baje dramáticamente.

Risch utilizó los ejemplos de algunos estados que no recurrieron a los encierros masivos, de hecho algunos de ellos ya descartaron el uso obligatorio de mascarillas, como Dakota del Norte, Dakota del Sur, Tennessee, Rhode Island, Utah, donde la cantidad de casos bajaron considerablemente el año pasado mucho antes de que estén las vacunas disponibles.

“La mayoría de esas personas lo tenían [al virus] de forma asintomática, no sabían que lo tenían, pero lo tenían y por eso Dakota del Norte ha tenido una respuesta tan dramática porque el 80% de la población es inmune, lo que significa que al virus le cuesta encontrar nuevas personas a las que infectar”, afirmó el epidemiólogo.

“La vacunación ayuda, pero en realidad todo esto se estableció el pasado otoño desde los picos de las epidemias”, dijo Risch, adjudicando los buenos resultados al proceso natural de inmunización del ser humano.

“Lo que esto significa es que los cierres han sido contraproducentes porque los cierres sólo prolongan lo que va a suceder tan pronto como esos cierres se abran… que grandes poblaciones que nunca han estado expuestas al virus estén listas para absorberlo infectandose”, lamentó el epidemiólogo.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com