Redacción BLes – Una de las mayores pepitas de oro jamás descubiertas en Alaska se pondrá a la venta en Dallas en diciembre. Se espera que se venda por hasta un millón de dólares.

El minero Barry Clay descubrió por primera vez la pepita de oro Alaska Centennial en Alaska, Estados Unidos, en 1998. Su tamaño es increíble, del tamaño de una pelota de softball, y pesa 294,10 onzas troy, es decir, más de 9 kilos, según informa Daily Mail.

En 1998, Barry Clay estaba moviendo tierra con su excavadora a lo largo de las orillas de la mina Swift Creek cuando se encontró con una pepita de oro gigante. Clay enterró la pepita de oro junto a un árbol mientras pensaba qué hacer con ella antes de llevarla a la ciudad y venderla a un consignatario.

Como señaló el sitio web Geology Page en 2020, Clay “finalmente la llevó a la ciudad para estudiarla más a fondo, [donde] se determinó que había descubierto la pepita más grande jamás encontrada en Alaska, y la segunda pepita más grande jamás encontrada en el hemisferio occidental, detrás de la pepita de Cortez encontrada en México”.

El vendedor compró la pepita a Clay hace más de dos décadas. Heritage Auctions de Dallas subastará la histórica pepita el 8 de diciembre.

Un portavoz de Heritage dijo: “La Alaska Centennial Gold Nugget es la mayor pepita de oro jamás encontrada en el Estado de Alaska.

“Fue descubierta en 1998 a lo largo de Swift Creek, cerca de la ciudad de Ruby, Alaska, por Barry Clay, quien desenterró este descubrimiento seminal e instantáneamente hizo historia.

“La Pepita del Centenario de Alaska fue vendida a un coleccionista privado, donde ha permanecido en su colección hasta ahora. Esta oferta representa una oportunidad única en la vida”.

Craig Kissick, director de naturaleza y ciencia de Heritage Auctions, dijo que la puja por la Pepita del Centenario comenzaría en 675.000 dólares y espera que se venda entre 800.000 y 1,2 millones de dólares.

“La mayor parte del oro extraído se refina”, añadió Kissick. “Una pepita de oro de una onza es incluso más rara que un diamante de cinco quilates”.

También están a la venta dos cristales de oro autóctono desenterrados en la selva venezolana en la década de 1980, por los que se espera obtener 300.000 y 600.000 dólares respectivamente.

Por su parte, un singular “géiser de oro congelado” descubierto en la mina Eagle’s Nest, en California, se ha valorado en casi 200.000 dólares, mientras que una hoja de oro cristalizada presuntamente procedente de México se ha estimado en 150.000 dólares.

Dawn Barlowe – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.