Redacción BLes – Un avión de transporte C-130 procedente de Estados Unidos aterrizó en el aeropuerto taiwanés de Taoyuan el pasado 19 de julio. Según los medios de comunicación, se trata de un avión alquilado de la Agencia de Inteligencia de Estados Unidos operado por la Asociación Americana en Taiwán (AIT), informa el Liberty Times de Taiwán.

Esta vez, el objetivo de entrar en Taiwán era llevar “equipaje diplomático”. El cargamento pertenece a la Sra. Sandra Oudkirk, la recién nombrada directora de la AIT.

Esta es la tercera vez que un avión militar estadounidense hace un aterrizaje público en Taiwán, y han pasado menos de cuatro días desde la última vez.

Cuando el avión de transporte de gran tamaño C-17 del ejército estadounidense aterrizó por primera vez en Taiwán, en aquel momento, los medios de comunicación del Partido Comunista Chino (PCCh) gritaron que “los estadounidenses están jugando con fuego, y que tarde o temprano, les quemarán las manos”.

El Ministerio de Defensa Nacional del PCCh emitió una dura advertencia cuando el segundo avión administrativo militar, el C-146, aterrizó en el aeropuerto de Songshan, en Taipei, diciendo que Estados Unidos se enfrentaría a importantes consecuencias ya que su avión cruzó el espacio aéreo y aterrizó en territorio chino sin permiso.

En ese momento, el Global Times hizo la misma “queja”. “Si un avión militar estadounidense viola el espacio aéreo de China, tenemos autoridad para derribarlo”, se citaba a un analista.

Como resultado, el PCCh guardó silencio. Sólo el sitio web del Global Times citó un informe de un medio de comunicación taiwanés, United Daily News, diciendo que “el avión militar estadounidense C-130 aterrizó en el aeropuerto de Taoyuan, descargando una carga no identificada”. No hay más información disponible. La parte del PCCh ha “bajado el tono” hasta tal punto.

Ese mismo día, el 19 de julio, Estados Unidos y sus aliados europeos y de Asia-Pacífico emitieron una declaración conjunta de alto nivel sin precedentes.

Acusaron a la Oficina de Seguridad Nacional del PCCh de lanzar ciberataques hostiles contra Estados Unidos y varios de sus aliados. La Unión Europea, la OTAN, el Reino Unido, Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Japón son algunos de los países que han firmado esta declaración conjunta.

Al mismo tiempo, el 19 de julio, la Agencia de Seguridad Nacional, la Oficina de Ciberseguridad e Infraestructura y el FBI de Estados Unidos también publicaron conjuntamente un informe. El artículo detalla los hackers apoyados por el PCC que utilizaron más de 50 tipos de métodos y tácticas para llevar a cabo ciberataques contra los sistemas informáticos de Estados Unidos y sus aliados, incluyendo ciberataques.

En los últimos años, Estados Unidos y sus aliados se han centrado en derrotar al PCCh en el ámbito de la ciencia y la tecnología, especialmente en áreas que implican alta tecnología como chips, supercomputadoras, inteligencia artificial, etc.

Estados Unidos impidió que el PCCh comprara equipos de litografía a los Países Bajos, pero también pretendía comprar un chip de 200 mm a Gales (que fue calificado de “tecnología obsoleta”), que también fue objeto de vigilancia de seguridad por parte del gobierno británico. Como se puede ver, Occidente ha sido excesivamente receloso con el Partido Comunista Chino.

Esta vez, Estados Unidos y sus aliados están lanzando repentinamente acusaciones colectivas contra los ciberataques del PCCh, lo que podría ser la clave de la lucha contra el PCCh en la próxima fase.

Kathy Vittetoe – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.