Redacción BLesLa Cámara de Comercio de los Estados Unidos lanzó una agresiva campaña para aumentar exponencialmente la cantidad de inmigrantes que entran al país y legalizar los que están ilegales por la supuesta ‘falta de mano de obra’ a pesar de que hay más de 16 millones de estadounidenses desempleados.

En su sitio web, la Cámara explica que está lanzando ‘una iniciativa a nivel nacional para hacer frente a la crisis de escasez de trabajadores y ayudar a los empresarios estadounidenses a cubrir sus puestos de trabajo’.

La iniciativa busca, entre otras cosas:

   Duplicar a 280.000 las emisiones de green cards para trabajar;

   Duplicar la cantidad de visas H-1B y H-2B que se otorgan a extranjeros principalmente indios y chinos para el sector de informática;

   Otorgarles amnistía a los inmigrantes ilegales dentro del programa DACA (personas que entraron al país siendo menores de edad), se calcula que hay cerca de 700.000 de personas en este grupo;

  Permitirles a los políticos importar trabajadores extranjeros para incorporar a la economía local e incrementar la población, posiblemente con fines de ‘ganar’ más votos

  Facilitar que los inmigrantes con visa para estudiar puedan conseguir más fácilmente las green cards para trabajar

“Mientras nos encontramos en la cúspide de lo que podría ser un gran resurgimiento americano, la escasez de trabajadores está frenando a los creadores de empleo en todo el país”, dijo la presidenta y consejera delegada de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Suzanne Clark.

“Juntos, podemos y debemos hacer frente a los retos de la mano de obra de nuestra nación. Cuando se es líder mundial en talento, se es líder mundial en soluciones. Con una mano de obra altamente cualificada, no hay nada que las empresas no puedan conseguir y nada que nosotros, como nación, no podamos hacer”, agregó.

No obstante, hay actualmente 16.4 millones de estadounidenses sin trabajo y más de 5 millones que tienen trabajos de medio tiempo con los que no logran cubrir sus necesidades cómodamente.

Según Breitbart, estas medidas solo benefician a las grandes empresas, ya que inflar el mercado laboral permite a los empresarios recortar los salarios de los estadounidenses, reduciendo el costo de la mano de obra, para aumentar los márgenes de beneficio.

Le recomendamos: OSCUROS SECRETOS: Exjefe del FBI sobre los grandes crímenes que sacudieron a la humanidad

Ad will display in 09 seconds

El enfoque de una economía globalizada

En una economía enfocada en el beneficio de los empleadores, con flujos inmigrantes que aceptan trabajar por sueldos considerablemente inferiores al ciudadano ya establecido que tiene conocimiento del mercado laboral y ciertas exigencias, genera un crecimiento desigual a largo plazo y este ejemplo quedó de manifiesto durante la gestión de Donald Trump.

En el periodo entre 1979 y 2013, el crecimiento salarial para el 90% de los estadounidenses con menos ingresos sólo creció un 15%. Mientras tanto, el crecimiento salarial para el 1% de los estadounidenses más ricos fue de casi el 140%.

En contraste, en el periodo entre 2017 y 2019 de la era Trump, el 25% de los trabajadores de menores ingresos vio un incremento de casi el 5% en sus ingresos gracias a las políticas de América Primero con las que el expresidente limitó las visas de trabajadores extranjeros, redujo sustancialmente la inmigración ilegal con la construcción del muro e incentivó a las compañías a traer de regreso sus fábricas al país, entre otras medidas.

Además, los estadounidenses no parecen estar de acuerdo con la inmigración masiva.

Una encuesta de Rasmussen encontró que más del 70% de los estadounidenses piensa que los niveles de inmigración son muy altos y hace falta reducirlos. En la misma encuesta más del 60% opina que los negocios y empresas americanas deberían contratar a los estadounidenses desempleados en vez de extranjeros.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com