Redacción BLes – El Departamento de Estado de EE. UU. envió una advertencia a las principales empresas estadounidenses sobre los riesgos a los que se ven expuestas las cadenas de suministros en relación con los abusos de derechos humanos perpetrados contra las minorías uigures en la región de Xinjiang en China.

“Es fundamental que las empresas e individuos de EE. UU. estén al tanto de los abusos a gran escala contra los derechos humanos perpetrados por el gobierno de China en Xinjiang”, escribió Keith Krach, subsecretario de Estado para el crecimiento económico, la energía y el medio ambiente, el 1 de julio en una carta revisada por Reuters.

Entre las compañías que figuran en la misiva enviada por el Departamento de Estado resaltan Wallmart, Apple Inc y Amazon.com Inc. La advertencia hace parte de la presión que viene ejerciendo los Estados Unidos contra el régimen chino y su papel a la horade perpetrar la violación de derechos humanos contra Uigures musulmanes en la región de Xinjiang, practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong o minorías cristianas.

“Las empresas deben evaluar su exposición a los riesgos que resultan de asociarse, invertir y brindar apoyo a las empresas que operan o están vinculadas a Xinjiang”, señaló la carta enviada a los grupos comerciales.

El pasado miércoles el gobierno estadounidense del mismo modo emitió un aviso diciendo que las compañías que hacen negocios con Xinjiang o con entidades que usan mano de obra de Xinjiang se verían expuestas a enfrentar riesgos reputacionales, económicos y legales.

Debido a la naturaleza compleja de las cadenas de suministro, Krach señaló que las empresas estaban siendo susceptibles a riesgos potenciales, por lo que instó a poner más atención. “Corresponde a la junta directiva de cada compañía realizar un análisis detallado de sus cadenas de suministro para revelar a quién le está comprando y a quién le está vendiendo”, expresó.

Nada más el pasado miércoles la Agencia de Protección de Aduanas (CBP) dio a conocer la confiscación de un envío de extensiones de pelo humano en Nueva York procedente desde China ante las sospechas de que perteneciera a personas recluidas en los campos de internamiento de Xinjiang.

Los productos de belleza tenían un valor de unos 800.000 dólares y existen “potenciales indicadores de abuso de derechos humanos, trabajo forzado de menores y privación de libertad”, expresó a EFE el portavoz de Aduanas Anthony Bucci.

Según estimaciones de las Naciones Unidas, más de un millones de musulmanes han sido internados en los campamentos de detención en Xinjiang.

Como indica Business Insider, China ha negado el maltrato y dice que los campamentos brindan capacitación vocacional y ayudan a combatir el extremismo.

Le puede interesar: