Dos mujeres han declarado ante la Guardia Civil que Jorge Ignacio Palma, el sospechoso de haber matado a Marta Calvo, las drogó con cocaína durante una práctica sexual similar a la que supuestamente mantuvo con Marta.

Esta información, revelada por El País, mantiene que tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil tienen indicios que relacionan a Palma con la muerte de tres mujeres, además de estas dos personas, que sobrevivieron y que le acusan de haberlas sometido a esta ‘práctica sexual’.

Según asegura el diario Levante, una de estas mujeres ha declarado que ejercía la prostitución y que fue contratada por Palma. Él la exigió que la cita tuviera lugar en el marco de una ‘fiesta blanca’, es decir, con el consumo de cocaína mientras se practica sexo.

Cuando esta mujer accedió, el sospechoso le dio una bebida a modo de combinado y ella perdió el conocimiento inmediatamente. Al despertar, encontró cocaína en sus genitales.

Ahora los investigadores están investigando si esto constituye su modus operandi, además de seguir buscando el cuerpo de Marta Calvo, que continua desaparecido.

Investigación reabierta

El subdelegado del Gobierno en la provincia de Valencia, Roberto González Cachorro, ha recordado que se ha reabierto la investigación de otros dos casos de mujeres que ejercían la prostitución fallecidas en València en circunstancias similares para ver si tienen relación con el arrestado, Jorge Ignacio P. También se estudia si el sospechoso ha actuado en otras comunidades autónomas.

En este sentido, el subdelegado ha hecho un llamamiento “a todas aquellas personas que puedan tener alguna relación y aportar algo de luz” a que colaboren con la investigación.

Sobre la última denuncia de una nueva posible víctima de Jorge Ignacio P., el subdelegado ha ratificado la información adelantada este viernes por el diario Levante-EMV, que relata cómo una mujer ha contado a los agentes que tuvo una cita sexual con el acusado el pasado verano en la que él le pidió el consumo de drogas durante las relaciones sexuales.

Fuente: 20 minutos.

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds