La AfD arrasó en los Estados de la antigua Alemania del Este comunista, mientras paradójicamente la extrema izquierda crece en la ex Alemania occidental.

Las elecciones del pasado domingo 26 de septiembre dejaron un sabor amargo en Alemania. La centroderecha demócrata cristiana perdió terreno por primera vez desde la caída del Muro de Berlín, la derecha no pudo superar su techo del 11% y distritos como Berlín dieron un giro a la extrema izquierda comunista.

Sin embargo, hubo buenas noticias para el partido de derecha liberal Alternativa por Alemania (AfD), que a pesar de quedar en quinto lugar a nivel nacional, por primera vez en la historia logró imponerse en primer lugar en los Estados de Turingia y Sajonia, destronando al partido de Merkel.

Estos importantes Estados del este han en las últimas décadas los termómetros del país. A pesar de no tener una población tan grande, es extremadamente influyente en la política nacional. Los demócratas cristianos y los socialdemócratas han experimentado esto en el pasado: en 1998, la decepción con el entonces canciller de la CDU Helmut Kohl en el Este ayudó a generar un fuerte apoyo para Gerhard Schröder del SPD, quien luego se convirtió en el próximo canciller. Lo mismo luego le pasó a Schröder, cuando perdió el apoyo primero en estos Estados y luego fue destronado por Merkel en 2005.

La AfD no pudo ganar terreno a nivel nacional pero pudo dar este primer paso consolidándose al Este. En Sajonia, el sexto Estado más poblado del país, cuya capital es Leipzig y es una de las potencias económicas del país, los derechistas quedaron en primer lugar con el 24,6% de los votos, seguidos por los socialdemócratas con el 19,3% y los demócrata cristianos con 17,2%.

En Turingia, el Estado con ciudades como Erfurt y Weimar, la AfD se impuso con el 24% de los votos, evitando el triunfo de los socialdemócratas que alcanzaron el 23,4% de los votos, con los demócrata cristianos más abajo con 16,9% de votos.

Fuente: bundeswahlleiter.de
Fuente: bundeswahlleiter.de

Otros distritos donde la AfD obtuvo buenos resultados fueron los Estados de Mecklemburgo, Brandeburgo y Sajonia-Anhalt, todos del Este.

De esta manera, si solo tomamos el voto popular de la vieja Alemania del Este, la AfD se convierte en segunda fuerza, con el 19,1% de los votos, apenas por debajo de los socialdemócratas con el 24,2%.

En una entrevista para medios locales, la líder del partido, Alice Weidel, dijo que no le sorprende su buen resultado en el Este, ya que los alemanes de esa parte del país conocen mejor que nadie los horrores del comunismo y de perder soberanía ante fuerzas extranjeras.

Si bien no hay una explicación única para el panorama de los partidos en el este de Alemania, en general se entiende que está vinculado a los eventos antes y después de la caída del Muro de Berlín, cuando las manifestaciones populares ayudaron a derrocar a la República Democrática Alemana liderada por los comunistas.

Fuente: Europa Elige

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.