Pese a la amenaza aún latente de deportación, la Asociación de Tenistas Profesionales lo respalda. El jugador serbio se ampara por el momento en el fallo judicial a su favor

El nueve veces ganador del Abierto de Australia, el tenista serbio Novak Djokovic, empezó a entrenar para conquistar su décimo título. Si bien el 10 de enero ya se mostró públicamente en las canchas del torneo, este martes 11 comenzó el día como un hombre libre, ya no confinado en un hotel por las autoridades migratorias australianas. Ahora está listo para participar si la decisión final del gobierno no se lo impide.

La exención médica para no vacunarse contra el coronavirus le fue concedida con anticipación por Tennis Australia e incluso el primer ministro Scott Morrison había hecho mención a la autorización por parte del estado de Victoria en una declaración previa al viaje. Contaba con la prueba negativa que garantizaba su buen estado de salud y los anticuerpos para evitar contagiar a otros. Por tal motivo, un juez ordenó revertir la cancelación de su visa para que así pueda permanecer en Australia.

El poder del ministro es para detener a criminales, no problemas políticos

Aún se mantiene la amenaza de deportación. El ministro de Inmigración, Ciudadanía, Servicios para Migrantes y Asuntos Multiculturales, Alex Hawke, dijo que «considerará si ejerce un poder personal de cancelación».

Sin embargo, hay resistencia a la postura de Hawke. John Alexander, extenista profesional y miembro del Partido Liberal (el mismo en el que milita el primer ministro) dijo que sería un error que el ministro de Inmigración, Alex Hawke, usara sus poderes discrecionales para deportar al jugador serbio.

«Los poderes personales para cancelar visas del ministro están diseñados para evitar que los delincuentes caminen por nuestras calles… no están diseñados para ayudar a lidiar con un problema político potencial del día», exclamó.

Hacer eso «disminuiría» el estatus del Abierto de Australia, dijo Alexander.

«Anteriormente habíamos sido el primo pobre de los cuatro eventos», señaló. «Tenemos mucho a nuestro favor, pero debemos tratarlo con cuidado».

La oficina de Hawke dijo el lunes por la noche que el ministro todavía estaba considerando si usaba su discreción bajo la Ley de Migración para cancelar la visa de Djokovic por segunda vez. Los portavoces del ministro no devolvieron las llamadas en busca de comentarios el martes. Mientras tanto, el campeón serbio ya entrena para buscar su décimo título, según se pudo observar en tomas aéreas que han circulado en las redes sociales.

Novak es querido y bienvenido por su generosidad

Djokovic es un personaje muy querido y respetado en Australia, dentro y fuera de la cancha, por su generosidad. Previo a su ingreso al país, las redes sociales estallaron en respaldo al tenista por sus donaciones a los afectados durante los incendio forestales.

Asimismo, en vista de la paralización económica que provocó la pandemia del coronavirus, en la anterior edición del Abierto de Australia se distribuyó un millón de dólares del premio mayor entre los jugadores que no pasaron la primera ronda, a modo de alivio. Tanto Novak Djokovic como Serena Williams (la campeona femenina) acordaron repartir su premio entre los que menos tenían.

De hecho, donó 1 millón de euros a Italia cuando se volvió el país más afectado por el coronavirus, la misma suma entregó a los hospitales de su país natal. Cuando su colega deportivo Rafael Nadal recaudó fondos para combatir el virus en España, Djokovic ayudó a aumentar la cifra.

Por estos motivos causó profunda indignación cuando Nadal le dio la espalda a Djokovic y respaldó que las autoridades australianas no le dejaran entrar. No obstante, una vez que el juez ordenó restituirle su visa, Nadal dijo públicamente que Djokovic tiene derecho a jugar en el Abierto de Australia.

Djokovic tiene a la Asociación de Tenistas Profesionales de su lado

El serbio tiene la justicia a su favor. Luego de que el juez Anthony Kelly ordenó revertir la cancelación de su visa, la ATP, el organismo rector del tenis masculino, aplaudió el fallo de la Corte y dijo que la disputa era «dañina en todos los frentes, incluso para el bienestar y la preparación de Novak para el Abierto de Australia».

La ATP dijo que la situación destacaba la necesidad de una comprensión y comunicación más clara de las reglas. Si bien recomienda que todos los jugadores se vacunen y precisa que el 97 % de los 100 mejores tenistas están vacunados, no se opone al hecho de que Djokovic, al igual que otros tres tenistas con exención médica, participen.

El Abierto de Australia comienza el 17 de enero. Djokovic ha ganado las últimas tres ediciones del torneo, sumando nueve en total. Si las autoridades migratorias deciden cumplir con el fallo del juez y no deportarlo, podría conseguir su décima copa.

Mamela Fiallo Flor – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.