El chofer de un colectivo contratado para llevar a la Costa a un contingente de alumnos de la escuela primaria 141, de Rafael Castillo, estaba borracho. El control de alcoholemia que le efectuaron antes de salir a la ruta dio positivo: tenía 1.39 gramos de alcohol en sangre.

Sensibilizados por la reciente tragedia en Lezama, donde perdieron la vida dos chicas de un colegio de Benavídez en viaje de egresados, los padres de los alumnos del establecimiento educativo del partido de La Matanza decidieron pedir una inspección del colectivo y el chofer que llevaría a sus hijos a San Clemente del Tuyú y Las Toninas, en Buenos Aires, Argentina.

Cuando el inspector de la Secretaría de Transporte hizo el control de alcoholemia y dio positivo, los padres de los alumnos intentaron agredir al chofer en la puerta de la escuela.

Por el tenor de los incidentes un vecino llamó al 911 y la policía intervino para evitar que los padres de los alumnos no lincharan al transportista. El conductor, de 60 años, no quedó detenido, pero fue derivado a la comisaría de Rafael Castillo y el colectivo fue secuestrado.

Ad will display in 09 seconds

Fuente: El Tribuno.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Impactante informe sobre el macabro turismo de trasplantes en China

Ad will display in 09 seconds

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.