Redacción BLes – Los científicos descubrieron un fósil de 25 millones de años que pertenece a una de las mayores águilas, la cual fue desenterrada en el sur de Australia. Esta especie se alimentaba de koalas, zarigüeyas y otros marsupiales.

La investigación se publicó el lunes 27 de septiembre en la revista Historical Biology; la especie recién descubierta, Archaehierax sylvestris, es una de las rapaces tipo águila más antiguas del mundo, como informó Independent.

“Esta especie era ligeramente más pequeña y más delgada que el águila de cola de cuña, pero es el águila más grande conocida de este período de tiempo en Australia”, dijo en un comunicado Ellen Mather, primera autora del estudio y candidata al doctorado en la Universidad de Flinders.

“La envergadura de sus patas era de casi 15 cm, lo que le habría permitido agarrar presas de gran tamaño. Los mayores depredadores marsupiales de la época eran del tamaño de un perro pequeño o un gato grande, por lo que el Archaehierax ciertamente dominaba el terreno”, añadió la Sra. Mather.

En marzo de 2016, durante un viaje de investigación al lago Pinpa, en el sur de Australia, los investigadores de la Universidad Flinders de Adelaida descubrieron docenas de fragmentos de huesos en un lago seco. En este lugar, el equipo también encontró un esqueleto parcial de rapaz compuesto por 63 huesos.

Según el estudio, el Archaehierax es el águila más grande que se sabe que vivió en Australia durante el Oligoceno, hace entre 33,9 y 23 millones de años.

“Es raro encontrar siquiera un hueso de un águila fósil. Disponer de la mayor parte del esqueleto es muy emocionante, sobre todo teniendo en cuenta su antigüedad”, dijo Trevor Worthy, coautor y profesor asociado de la Universidad Flinders.

Los hallazgos demuestran que las antiguas rapaces vivieron en el Oligoceno, cuando el interior de Australia estaba cubierto de árboles y frondosos bosques verdes, y no el seco interior de hoy.

“Los huesos fósiles revelan que las alas del Archaehierax eran cortas para su tamaño, muy parecidas a las especies de águilas forestales actuales. Sus patas, en cambio, eran relativamente largas y le habrían proporcionado un alcance considerable”, declaró Mather.

“La combinación de estos rasgos sugiere que el Archaehierax era un ave ágil pero no especialmente rápida y que probablemente era un cazador de emboscada. Era uno de los principales depredadores terrestres del Oligoceno tardío, que se abalanzaba sobre las aves y los mamíferos de la época”, añadió.

Cuando los científicos trataron de averiguar dónde encajaba la nueva especie en el árbol genealógico de las águilas, descubrieron varias características que no prevalecen en los halcones y águilas modernos.

“Descubrimos que Archaehierax no pertenecía a ninguno de los géneros o familias vivas. Parece haber sido una rama propia y única de la familia de las águilas”, dijo Mather. “Es poco probable que sea un ancestro directo de alguna especie viva en la actualidad”.

Dawn Barlowe – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.