Redacción BLesUna mujer de Texas demandó a Facebook por no tomar suficientes medidas para evitar que los traficantes sexuales usen la plataforma para engañar a mujeres ofreciéndoles trabajo para luego secuestrarlas y obligarlas a prostituirse.

Un reporte del Daily Mail cuenta la historia de una mujer que cuando tenía 15 años fue engañada por un hombre que, usando una cuenta falsa se hizo pasar por alguien de su edad y gradualmente fue estableciendo una relación de confianza.

El hombre le ofreció 2000 dólares por semana por un supuesto trabajo de modelo.

Esperando un momento de vulnerabilidad, cuando la adolescente se peleó con su madre y pensó en irse de su casa, el traficante la convenció de que fuera con él, la pasó a buscar y se la llevó a un hotel.

Una vez allí, la convenció de sacarle fotos sensuales en ropa interior. Cuando la niña se dio cuenta de que algo andaba mal, ya era muy tarde. El traficante la violó violentamente, subió sus fotos a la infame página de backpage.com y la prostituyó.

Finalmente, la chica pudo acceder a su teléfono móvil y llamó a su madre, que alertó inmediatamente a la policía.

El traficante sexual y otro violador fueron detenidos en el lugar de los hechos, y posteriormente condenados a varias décadas de prisión después de que la víctima subiera valientemente al estrado para testificar contra ellos, detalla el informe.

Backpage.com fue incautada por las autoridades federales en 2018 después de que una investigación revelara que se había convertido en un centro de prostitución ilegal, a menudo con menores.

Le recomendamos:

Ahora con 24 años, Jane Doe (nombre ficticio) demandó a Facebook por no haber tomado medidas suficientemente efectivas para evitar la trata sexual en su plataforma, por ejemplo cómo es que los traficantes logran crear cuentas falsas para eludir la justicia.

A pesar de que el gigante de Silicon Valley negó las acusaciones de Jane Doe, argumentando que tiene en lugar los mecanismos para combatir este tipo de flagelo, un reporte reciente indica que Facebook registra el 95% de las denuncias de contenido de explotación sexual infantil online lo que equivale a 2 millones.

De esos 2 millones de denuncias de contenido de abuso sexual infantil, no se sabe cuántos traficantes lograron lucrar a través de Facebook con estas inocentes víctimas, un pequeño porcentaje de esos 2 millones es un número demasiado alto para una red social como Facebook.

Más allá de las declaraciones oficiales de Facebook, Twitter o Google, las redes sociales y los gigantes de Silicon Valley son una guarida perversa; mientras censuran con mucha efectividad la supuesta “desinformación sobre COVID-19” o el “fraude electoral” de las elecciones a presidente 2020 de Estados Unidos y desmonetizan cientos de miles de canales de personajes conservadores, la pornografía infantil, la promiscuidad, y la destrucción de los valores tradicionales corren desenfrenadamente en estas plataformas.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com