No son las personas LGBT, son las corporaciones las que censuran, asegura el comediante que ha sufrido las consecuencias de la cultura de la cancelación por hacer bromas sobre personas trans en su serie The Closer, disponible en Netflix

No se puede promover la libertad e igualdad censurando el humor. La cultura de la cancelación, que busca desaparecer toda expresión que no esté alineada con el progresismo, se han ensañado con el comediante Dave Chappelle por haber hecho bromas sobre las personas trans en su serie The Closer, disponible en Netflix, lo cual resultó ofensivo para los propósitos de la agenda LGBT.

Incluso hubo una marcha en contra de la popular plataforma de streaming y del comediante. Empleados de Netflix salieron de sus oficinas como protesta.

Aunque Chappelle está dispuesto a dialogar, asegura que no dará marcha atrás y que no cederá ante «las demandas de nadie».

«Se ha dicho en la prensa que me invitaron a hablar con los empleados transgénero de Netflix y me negué. Eso no es cierto, si me hubieran invitado lo habría aceptado, aunque estoy confundido acerca de lo que estaríamos hablando”, dijo Chappelle.

Y posteriormente agregó: «Dije lo que dije, y vaya, escuché lo que dijiste. Dios mío, ¿cómo no iba a hacerlo? Dicen que quieren un entorno de trabajo seguro en Netflix. Parece que soy el único que ya no puede ir a la oficina».

El humorista destacó la contradicción de los «espacios seguros» que el progresismo promueve en las universidades y ahora en los espacios de trabajo. Y evidenció cómo justamente no aplica a gente como él, que dice lo que piensa.

No son las personas LGBT, son las corporaciones las que censuran

«Quiero que todos en esta audiencia sepan que aunque los medios enmarcan que soy yo contra esa comunidad, eso no es lo que es. No culpes a la comunidad LBGTQ por nada de esta mierda. Esto no tiene nada que ver con ellos. Se trata de intereses corporativos y de lo que puedo decir y lo que no puedo decir», expresó Dave Chappelle.

«Para que conste, y necesito que sepan esto, todos los que conozco de esa comunidad me han amado y apoyado, así que no sé de qué se trata toda esta tontería», exclamó.

Es decir, no se trata de una actitud orgánica, de la gente, sino de quienes buscan promover una agenda desde el mundo corporativo. Con esto Chappelle deja claro que no muestra animosidad contra alguien, simplemente quiere ser libre de expresarse. Tal es así que la referente «trans de derecha» Illi Pika, de Perú, lo respaldó públicamente.

Las consecuencias de una reacción en cadena

El comediante también reclamó cómo la reacción a su humor ha sido tan censuradora que ha afectado incluso a otras de sus obras. Se refirió a un próximo documental de su gira de comedia de verano, y dijo que el rechazo violento contra «The Closer» ahora ha provocado que la película sea excluida de los festivales.

«Esta película que hice fue invitada a todos los festivales de cine en los Estados Unidos y algunas de esas invitaciones las acepté. Cuando surgió esta controversia sobre ‘The Closer‘, comenzaron a cancelar las invitaciones a estos festivales de cine», lamentó Chappelle.

«Y ahora, hoy, ni una compañía de cine, ni un estudio de cine, ni un festival de cine, nadie tocará esta película. Gracias a Dios por Ted Sarandos y Netflix, él es el único que aún no me ha cancelado», reprochó.

Chappelle continuó: «Para la comunidad transgénero estoy más que dispuesto a darle una audiencia, pero no me convocará. No me someto a las demandas de nadie. Y si quiere reunirse conmigo, estaría más que dispuesto a hacerlo, pero tengo algunas condiciones. En primer lugar, no puedes venir si no has visto mi especial de principio a fin. Debes venir al lugar que yo elija en el momento que yo elija, y en tercer lugar, debes admitir que Hannah Gadsby no es graciosa».

Aún en medio de la tensión, apeló al humor para hacer su reclamo. Comúnmente la capacidad de reír y hacer reír se asocia con la inteligencia.

Ya en el siglo XVII decía el moralista católico Jean La Bruyère que “la vida es una tragedia para aquellos que sienten y una comedia para quienes piensan”.

Ahora la moral progresista deja claro que el neopuritanismo no va guiado por una moral cristiana sino enfrentado a ella y dispuesto a silenciar a quien sea necesario.

Mamela Fiallo Flor – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.