Redacción BLesDatos del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades Contagiosas (CDC) revelan que el 78% de las personas hospitalizadas por virus PCCh tenían sobrepeso o eran directamente obesos.

Según Daily Caller, el 27,8% de los pacientes hospitalizados por virus PCCh tenían sobrepeso, mientras que el 50,2% de los pacientes eran obesos. El estudio del CDC se realizó a partir de una muestra de 71.491 adultos que fueron diagnosticados con el virus chino e ingresados en 238 hospitales de todo el país entre marzo y diciembre de 2020.

El dato no es menor porque la obesidad y el sobrepeso aumentan considerablemente el riesgo de la vida de las personas o por tanto la necesidad de hospitalización para el cuidado intensivo, especialmente en personas mayores a los 65 años.

Según el análisis del CDC la obesidad y sobrepeso se encuentran mas concentrados entre la población negra e hispana de los Estados Unidos, que según el último estudio de 2018 tenía un 42% de obesidad.

Decisiones que no siguen la lógica de la evidencia

En agosto del año pasado, el CDC también publicó un dato llamativo: solo el 6% del total de muertes por virus PCCh no tenían condiciones preexistentes, es decir, el 94% de las personas que murieron tenían una enfermedad o la salud comprometida y eran mayores de 65 años.

Las personas sanas y menores de 65 años en términos generales pueden superar la enfermedad como una gripe estacional, con algunos síntomas leves.

Le recomendamos:

En noviembre de 2020, se reportó que varios pueblos de la provincia de Lombardía, una de las regiones más severamente afectadas por el virus chino debido a su estrecha relación con Wuhan, lograron la inmunidad de rebaño sin haber recurrido a las vacunas ni los encierros estrictos que se vieron en algunas ciudades demócratas de los Estados Unidos.

En el informe se indica que mientras en la ciudad de Bergamo 1 de cada 4 residentes presenta anticuerpos del virus Wuhan, en Milán la proporción es 1 entre 13 y en Italia en general la cifra es de 1 entre 40.

La gran diferencia es que en las grandes ciudades como Milán y demás, las autoridades aplicaron medidas cuarentena estrictas, mientras que en Bergamo no hubo encierros.

De estos datos o evidencia científica se desprende el hecho de que el cuerpo humano en contacto con el virus tiene la capacidad de generar inmunidad y al contrario, encerrados en sus casas en contacto siempre con el mismo ambiente, el sistema inmunológico se debilita.

Es por ello que genera incertidumbre, al menos, ver como los políticos en diferentes países buscan mantener a las personas encerradas en sus casas y a los chicos aprendiendo desde sus casas en vez de la enseñanza en persona.

Las cuarentenas solo han probado ser una forma de destruir la economía, de aumentar la depresión en los jóvenes sino que por sobre todo ha sido la manera en que los gobiernos han expandido su autoritarismo, sometiendo a toda una población a la decisión de unos cuantos que en su búsqueda de poder, perdieron su compasión y bondad hacia sus prójimos.

Álvaro Colombres Garmendia– BLes.com