Redaccion BLes – Dos contrabandistas ayudaron a un niño de 5 años a cruzar el río Grande y luego lo abandonaron junto a una valla de alambre de espino en un paso subterráneo que marca la frontera entre Ciudad Juárez y El Paso, Texas, el 27 de mayo.

El incidente quedó grabado en las imágenes de un teléfono móvil obtenidas por la Agence France-Presse, informó el NY Post.

Según el vídeo, la pareja se dio la vuelta y volvió a cruzar el río, dejando al niño solo. En ese momento, el pobre niño lloraba y suplicaba en vano.

El niño, con un oso de peluche en la mano, gritaba entre sus sollozos: “¿Adónde van? … No, no, no. No se vayas”.

Afortunadamente, momentos después, los agentes de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos llegaron y recogieron al niño.

Estados Unidos se enfrenta ahora a un nuevo reto, ya que las fotografías y vídeos que publican las autoridades fronterizas estadounidenses cada semana muestran que los niños corren un grave peligro al intentar cruzar la frontera desde México.

Las zonas de Laredo y el Valle del Río Grande, en el sureste de Texas, son las más peligrosas para los migrantes entre los nueve sectores de la frontera entre Estados Unidos y México.

A finales de marzo, un niño mexicano de 9 años murió tras intentar cruzar el Río Grande hacia Eagle Pass (Texas).

El 2 de abril, las cámaras de vigilancia controladas por los agentes de la CBP en California captaron a dos contrabandistas escalando una escalera para elevar a dos niños pequeños por encima de la barrera y dejándolos caer en suelo estadounidense.

Le recomendamos: Dos PATRIOTAS UNIDOS bajo un OBJETIVO en COMÚN [PARTE 2]

Ad will display in 09 seconds

Otro vídeo de abril mostraba a un niño nicaragüense de 10 años separado de un grupo de migrantes sollozando mientras pedía ayuda a los agentes de la Patrulla Fronteriza.

Según los datos de la CBP recogidos en abril, más de 178.000 migrantes fueron descubiertos en la frontera. Los informes indican que se espera que un número sin precedentes de 117.000 niños migrantes entren en EE.UU. a finales de año.

Kathy Vittetoe – BLes.com