Dejando a un lado la moda, las viviendas en contenedores son una fuente potencial de alojamiento para hogares con menos ingresos.

En Bacon’s Rebellion, Jim Bacon describe una forma de vivienda asequible, utilizando contenedores de carga vacíos:

Sheila Gunst calcula que hay 33 millones de contenedores de carga en todo el mundo, la mitad de los cuales están vacíos. Muchos de los contenedores vacíos languidecen en Estados Unidos porque China le envía anualmente a Estados Unidos $400.000 millones de dólares más en productos comerciales que los que Estados Unidos devuelve. Tras realizar múltiples viajes transoceánicos, los contenedores usados se apilan por miles en ciudades portuarias como Norfolk.

Y ahí está la oportunidad de negocio. Las navieras pueden reciclarlos como chatarra… o venderlos a alguien como Sheila, una diseñadora de interiores que vive en la zona de Richmond, que sueña con reconvertirlos en viviendas económicas

La idea de convertir los contenedores marítimos en viviendas no es nueva, pero no se ve mucho en Virginia. Aparte de un restaurante Shrimp Shack de seis contenedores que se está construyendo en el condado de Chesterfield… Pero las viviendas en contenedores constituyen un nuevo tipo de vivienda de moda que es cada vez más popular entre los millennials de todo el mundo y está inspirando a los arquitectos a hacer cosas maravillosamente creativas con grandes cajas de acero.

Dejando a un lado la moda, las viviendas en contenedores son una fuente potencial de vivienda para hogares con menores ingresos que han quedado fuera del mercado de la vivienda en las grandes metrópolis de Virginia… Las casas en contenedores de todo el país cumplen los requisitos estructurales y códigos de construcción de las ciudades y los condados. De hecho, el revestimiento metálico las hace más resistentes que las viviendas construidas con madera o manufacturadas en Estados Unidos.

Una imagen de la cocina de Sheila Gunst en un contenedor de 320 pies cuadrados puede verse en este enlace.

Viviendas asequibles

La vivienda también podría abaratarse sustancialmente si se redujera el tamaño mínimo de los lotes exigido por el gobierno, o si se permitiera la construcción de más casas en un solo lote. Pero las restricciones de zonificación lo impiden en las regiones más caras de Estados Unidos, lo que aumenta el coste de la vivienda. Las restricciones de zonificación también encarecen la vivienda en gran parte del mundo.

Los costos de la vivienda también podrían reducirse en miles de dólares simplificando los códigos de construcción

Las restricciones gubernamentales a la densidad y la altura de las viviendas han contribuido a que los precios de la vivienda aumenten una media del 24% en las 32 mayores ciudades del mundo sólo en los últimos cinco años (lo que supone un 24% en términos reales, una vez ajustada la inflación). Reducir las restricciones de zonificación es una idea respaldada por economistas y expertos en política de vivienda de todo el espectro político.

Los costos de la vivienda también podrían reducirse en miles de dólares simplificando los códigos de construcción y haciéndolos uniformes en todos los estados. En la actualidad, los códigos de construcción suelen variar de un condado a otro de forma complicada e innecesaria. Esto hace que la construcción de viviendas sea menos competitiva y no pueda aprovechar las economías de escala.

Desregulación

La flexibilización de la zonificación y la simplificación de los códigos de construcción aumentarían la oferta de viviendas y las harían más asequibles. Pero, con raras excepciones, los funcionarios del gobierno no están haciendo eso.

Incluso los economistas de izquierdas piensan que el control de los alquileres es una estupidez.

En su lugar, están haciendo cosas que harán aún más difícil para muchas personas encontrar un lugar para vivir. Por ejemplo, Oregón impuso recientemente el control de los alquileres en todo el estado. Esto desalentará la construcción de nuevas viviendas y empeorará las cosas para los futuros inquilinos (y compradores de viviendas) a largo plazo. Los economistas dicen que el control de los alquileres es destructivo. En una encuesta de 1990, el 93% de ellos estaba de acuerdo en que el control de los alquileres “reduce la cantidad y la calidad de las viviendas disponibles”.

Incluso los economistas de izquierdas piensan que el control de los alquileres es una estupidez. Por ejemplo, en 1972, el economista sueco Assar Lindbeck advirtió: “En muchos casos, el control de los alquileres parece ser la técnica más eficaz que se conoce actualmente para destruir una ciudad, excepto el bombardeo”.

Hans Bader – FEE

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.