Un padre que asesinó a su hijo de tres semanas e intentó matar a su novia ha sido encarcelado con una pena mínima de 23 años, informó Mirror.

Denis Beytula admitió haber clavado un cuchillo en su hijo recién nacido Andrei Stefan mientras estaba en su cuna, antes de girar y atacar a la madre del bebé, Andreea Stefan.

El malvado padre dijo “le di la vida y se la quitaré” durante el ataque.

A pesar de estar gravemente herida, Stefan pudo llamar a emergencias desde el hogar de su familia en Wallsend, en el norte de Tyneside, Inglaterra, el 2 de octubre.

Beytula, de 27 años, llamó a la policía segundos después para confesar lo que había hecho.

El pequeño Andrei fue trasladado por aire al hospital, pero no se pudo salvar y murió cuatro días después.

La joven, de 21 años, que estaba observando la sentencia desde la tribuna del público, se quedó con heridas graves después de que Beytula entrara en el piso, agarrara un cuchillo y empezara a apuñalar “violentamente” a ambos después de una discusión.

Durante la sentencia, el fiscal Nick Dry dijo a la corte: “Fue el 6 de octubre de 2019 que Andrei Stefan murió en el Hospital Freeman de Newcastle upon Tyne. Tenía tres semanas y cuatro días de vida”.

“Cuatro días antes, Andrei estaba acostado en su cuna cuando su padre se inclinó y lo apuñaló dos veces en el torso con un cuchillo de cocina de 6 pulgadas. A pesar de todos los esfuerzos de los médicos por mantenerlo vivo, esas heridas iban a resultar fatales”.

“El asesinato del pequeño Andrei fue presenciado por su madre, Andreea Stefan”.

“Inmediatamente después de apuñalar a su hijo, el acusado se volvió contra ella y, usando el mismo cuchillo, le infligió seis heridas separadas y profundas en su cuerpo”.

“Se salvó por pura casualidad; en cada ocasión la hoja no alcanzó sus órganos vitales o lo rozó”.

El tribunal escuchó que Beytula era un “fanático del control” paranoico y celoso que mostraba un comportamiento controlador y coercitivo hacia Andreea.

Antes de que naciera el bebé hizo comentarios oscuros y ominosos sobre el inminente nacimiento de su hijo.

“Uno de ellos fue: ‘Si no puedo ser un buen padre para él, no vivirá, le di la vida y se la quitaré'”, añadió el Sr. Dry.

El tribunal también escuchó que Beytula amenazó con matar a Andreea el día antes del asesinato.

Se había molestado cuando ella atendió al bebé que lloraba mientras él le hacía insinuaciones sexuales.

El tribunal escuchó que el hombre regresó al día siguiente y los atacó a ambos.

El fiscal dijo: “A su regreso, a primera hora de la tarde, estaba enfadado. Tomó el mismo cuchillo con el que había amenazado a su pareja la noche anterior. Le dijo a Andreea que la amaba y que solo necesitaba su sonrisa”.

Luego del asesinato, el hombre salió tranquilamente del piso y llamó a la policía.

El Sr. Dry dijo que un oficial de policía no sabía que una bebé había sido atacado cuando entró a la vivienda.

“Fue el agente Elliott quien descubrió al bebé Andrei, apuñalado, llorando y desangrándose en su cuna”, explicó.

“Al hacerse evidente el verdadero horror de la situación, el oficial Elliott demostró una notable profesionalidad y compostura”, prosiguió.

En su intervención después de que Beytula se declarara culpable, Andreea dijo que estaba “contenta” de que “pagara por sus acciones”.

Su declaración sobre el impacto en la víctima fue leída en el tribunal.

“Él era el hombre que se suponía que nos amaba y cuidaba”, declaró.

“No sé cómo puede hacer frente a lo que ha hecho”.

“Es simplemente la verdad objetiva de que yo estaba en una relación abusiva con Denis, que era mi abusador y yo era la víctima”.

“A veces él era un compañero perfecto. Nunca me engañó, nunca me pegó, nunca salió con amigos y ahora reconozco que este es un comportamiento de una relación abusiva”.

“La conexión que teníamos a veces se sentía como amor, sin embargo el amor no se parece a la relación que teníamos”.

“El amor no golpea las paredes y los muebles y trata de controlar a tu pareja. El amor no amenaza con matarme. El amor no mata a los bebés”.

“Cuando amas a alguien no abusas de alguien como Denis lo hizo conmigo”.

Añadió: “Si hay algo que quiero que Denis sepa de esta declaración… nunca lo perdonaré”.

El abogado defensor Richard Fisher QC dijo que Beytula que no tiene condenas previas, está arrepentido, tuvo una infancia difícil y dice que el ataque no fue premeditado.

El juez Paul Sloan QC condenó a Beytula a cadena perpetua con una pena mínima de 23 años.

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds