Aunque para muchos comer ‘recalentado’ es la mejor parte de la Navidad, esta es una práctica con la que debemos tener cuidado, pues en ocasiones, aunque los alimentos no estén echados a perder, pueden perjudicar nuestra salud.

Tal es el caso de la pasta y el arroz, que a diferencia de la carne, pollo, o verduras, suelen comerse aun cuando hayan pasado días en el refrigerador tras haber sido cocinados.

En ese sentido, en un estudio, la Universidad Nacional Australiana advirtió sobre los riesgos de degustar dicho platillo en estas condiciones, pues podría ir alojando una bacteria de nombre Bacillus cereus, que a pesar de ser bastante común, en la comida puede provocar graves daños, e incluso la muerte.

Esta bacteria puede aparecer en alimentos mal empacados y puede segregar toxinas peligrosas que no mueren al calentar el plato. En estas circunstancias, puede ocasionar fallo hepático o la muerte.

Aunque la mayoría de las veces las infecciones que causa la bacteria no son graves, pudiéndose presentar como una intoxicación leve, el estudio reitera las extremas consecuencias que puede producir la práctica, precisando que es necesario poner especial atención en personas inmunocomprometidas, bebés, personas de la tercera edad y mujeres embarazadas.

Fuente: El imparcial.

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds