El gobierno kirchnerista evoca tal nivel de debilidad que incluso el presidente chileno se le anima a disputarle la delimitación de la Plataforma Continental al sur.

La semana pasada, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, determinó los límites del área marítima de su territorio en un nuevo decreto que entra en conflicto directo con Argentina, debido a que hay una clara superposición en las delimitaciones de los territorios.

La Cancillería aseguró que están preparando una nota formal para enviarle al canciller chileno, Andrés Allamand, pero resaltaron: “Esta vez, nosotros hicimos las cosas bien. Nos asiste la razón”. Esto es en referencia al último conflicto entre las naciones, generado por un gravísimo error del gobierno kirchnerista cuando aseguraron en documentos oficiales del Ministerio de Defensa que el Estrecho de Magallanes era argentino.

Funcionarios del Ministerio que dirige Felipe Solá explicaron a los medios que la delimitación de la plataforma continental argentina es producto de un trabajo que “se viene haciendo desde 1997” y subrayaron: “En 2009 se presentó en la ONU. En 2017 la ONU lo validó y recién ahí lo convertimos en ley, difundimos el mapa y eso generó molestia en Chile”.

Según Daniel Filmus, actual Secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur de la Nación Argentina, la delimitación de la Plataforma Continental Argentina fue presentada en la ONU, donde no hubo objeción de Chile y pasó por unanimidad. Sin embargo, hay múltiples documentos que demuestran que Chile protestó esta delimitación y que, en 2020, el gobierno de Piñera declaró ante la ONU que se reserva el derecho a seguir tratando ese pedazo de mar como propio.

Dentro de las últimas horas, Allamand aseguró que se pondrá en contacto con el canciller Felipe Solá porque “esta diferencia deberá ser resuelta por medio del diálogo entre los presidentes”.

Pero también afirmó: “Chile no concuerda con la Cancillería argentina en que la actualización pretenda apropiarse. Nadie se apropia de lo que le pertenece”.

El sábado pasado, la Cancillería argentina emitió un duro comunicado en el que acusó a Chile de pretender “apropiarse de una parte de la plataforma continental argentina y de una extensa área de los fondos marinos y oceánicos, espacio marítimo que forma parte del Patrimonio Común de la Humanidad de conformidad con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar”.

El propio Piñera salió a responderle a la Cancillería el domingo, asegurando que su país “lo que está haciendo es ejercer su derecho y declarar su plataforma continental”, y sostuvo que eso implica “ejercer su derecho de acuerdo al derecho internacional, que es lo que todo país debe hacer”.

El inútil Parlasur parece que tendrá finalmente un uso, y anunció que planea convocar a una “mesa diálogo” con Chile y Argentina, según anunció el vicepresidente de ese organismo, el argentino Oscar Laborde, quien expresó: “Queremos armar una mesa de diálogo para contactarnos con las autoridades chilenas y solucionar este tema con diálogo e intercambio”.

En Argentina la situación generó un fuerte malestar, especialmente contra la casta política argentina que es tan débil que hasta un presidente saliente, quien ni siquiera busca la reelección, se le anima a disputarle territorio.

Según la prestigiosa abogada Victoria Villarruel, Argentina debe priorizar la coordinación de tareas para combatir el “problema mapuche” en el sur de ambos países, en vez de estar disputando cuál es la Plataforma Continental.

“En el momento q Argentina y Chile debieran estar trabajando en una estrategia conjunta para combatir el problema mapuche que puede partir ambos países y dejarnos sin Patagonia, surge un reclamo limítrofe. ¡Reivindico los derechos soberanos de mi país, pero vean las prioridades!“, tuiteó la precandidata a diputada por la lista de Javier Milei en CABA.

Fuente: Derechadiario.com.ar