Redacción BLes– En una reunión especial del Senado estatal respecto a la auditoría electoral de Arizona de 2020, un experto cibernético testificó este martes que pudo recuperar un directorio supuestamente eliminado del servidor que alojaba datos de las elecciones del condado de Maricopa, informó The Western Journal.

El 12 de mayo, los auditores de Arizona denunciaron al condado de Maricopa mediante un tweet que dice: “El condado de Maricopa eliminó un directorio lleno de bases de datos electorales del ciclo electoral de 2020 días antes de que se entregara el equipo electoral a la auditoría. ¡Esto es un despojo de pruebas!”.

 

Ahora, Ben Cotton, fundador de CyFir, una empresa de soluciones de riesgo cibernético y forense digital, dijo a la presidenta del Senado de Arizona, Karen Fann, y al presidente del Poder Judicial del Senado, Warren Petersen, que descubrió el directorio de archivos que faltaba mientras revisaba la lista maestra de archivos.

Es un “registro de todos los directorios y los archivos que contiene esa partición y un señalamiento -y un puntero- de dónde residen estos datos en el disco duro”, señaló el entrevistado, quien está colaborando con la auditoría.

 

El directorio de la base de datos de la unidad D de la máquina “EMSPrimary” [Sistema de gestión de elecciones] había sido eliminado de ese servidor, confirmó. Luego les dijo a Fann y Petersen que pudo recuperar los archivos con éxito.

En una carta a la Junta de Supervisores de Maricopa la semana pasada, Fann planteó -entre otros problemas- el asunto de los archivos eliminados.

“Sin cadena de custodia para las boletas, los recuentos de los lotes de boletas no coinciden con las boletas reales, las bases de datos eliminadas, los sellos de seguridad cortados, el incumplimiento continuo de las citaciones y más…”, se lee en el tweet de la cuenta de la auditoría en Arizona.

La junta respondió con su propia carta a Fann el lunes, dando los motivos por los que esos archivos aparecieron como “eliminados”. 

“El Departamento de Elecciones cerró el servidor para empaquetarlo y prepararlo para enviarlo al Senado”, explicaron.

“En ningún momento se eliminó ningún dato al apagar el servidor y empacar el equipo”, agregaron los funcionarios.

Asimismo reiteraron: “El condado de Maricopa le proporcionó el servidor Dominion real según lo ordenado por su citación y no transferimos ni borramos de ese servidor ningún dato de las elecciones generales de 2020 que estuviera sujeto a su citación”.

Le recomendamos: A IMAGEN y SEMEJANZA de TRUMP – Así se preparan los REPUBLICANOS para VOLVER a la CASA BLANCA

Ad will display in 09 seconds

“Ahora nos ha devuelto ese servidor. Evidentemente, sus ‘auditores’ hicieron una copia de ese servidor y están realizando su análisis sobre la copia”, continuó la carta.

Además, los funcionarios se negaron a entregar los enrutadores del condado que los auditores habían solicitado para garantizar que los tabuladores de votación no estuvieran conectados a Internet durante la elección.

La carta citó preocupaciones de seguridad sobre la información confidencial contenida en los enrutadores si estos llegan a las manos equivocadas.

Los miembros de la junta cerraron su carta, también firmada por el registrador republicano del condado de Maricopa, Stephen Richer, y el alguacil demócrata del condado de Maricopa, Paul Penzone, pidiendo el cese de la auditoría.

Sin embargo, la senadora Karen Fann y su equipo, no están dispuestos a ceder.

“La senadora presidenta Karen Fann y el senador Warren Petersen dirigieron hoy una gran audiencia en busca de respuestas. ¡La auditoría continuará el 24 de mayo!”, se lee en el twitter donde se van publicando los avances de la auditoría.

Esto significa que pese a los obstáculos e interferencias, la investigación continúa, avivando la esperanza de millones de estadounidenses que se encuentran muy escépticos sobre los resultados de la elección presidencial 2020.

El expresidente estadounidense, Donald Trump, condenó la semana pasada las adulteraciones que los auditores encontraron hasta ahora en las boletas de votación de las elecciones presidenciales del 2020, en el condado de Maricopa, Arizona.

En particular se refirió a la carta sobre las irregularidades, escrita por  la presidente del senado Karen Fann, mencionada anteriormente.

“La presidenta del Senado, Karen Fann, ha invitado a los funcionarios del condado de Maricopa a una audiencia pública el 18 de mayo para darles la oportunidad de explicar lo que sucedió con la base de datos perdida, las boletas electorales y otros asuntos importantes”, dice el comunicado de Trump. 

Y agrega: “Las noticias falsas y los medios de comunicación corruptos están haciendo todo lo posible para no cubrir esta importante historia. Simplemente se niegan a hablar o informar sobre ello. No quieren que los Estados Unidos o el mundo vean lo que está pasando con nuestras elecciones corruptas y tercermundistas”.

En su carta, Fann también solicitó que se suministren las contraseñas de los tabuladores de boletas, para poder conocer la información completa, dado que los funcionarios del condado se negaron a hacerlo.

Lo más sorprendente fue descubrir que esas contraseñas nunca fueron entregadas por Dominion Voting System, el administrador de las máquinas utilizadas para contar los votos, evidenciando que las elecciones siempre estuvieron bajo el control de una empresa privada y no del estado. 

En este sentido, Dominion señaló que no revelará las contraseñas ni permitirán que ningún auditor revise sus máquinas, argumentado que las contraseñas son de su propiedad intelectual. 

No obstante, lo harían si los auditores, la empresa Cyber Ninjas, obtienen la aprobación de la Comisión de Asistencia Electoral de los Estados Unidos.

Si se facilitaran esas contraseñas, los auditores estiman que tardarían menos de dos días en reunir los datos que necesitan.

El caso de Arizona puede sentar un gran precedente, y los estados y condados pueden seguir su ejemplo y reclamar una mayor transparencia de los resultados electorales a través de auditorías, como ya ocurrió en Wyndham, condado de Rockingham, New Hampshire, donde -desde la semana- pasada se auditan por segunda vez las de la elección a la Cámara de Representantes estatal. 

Celeste Caminos – BLes.com