Redacción BLesAl menos 10 cohetes atacaron una base militar en el oeste de Irak, donde se alberga a las tropas de la coalición liderada por Estados Unidos el miércoles. El ataque habría sido en represalia por los misiles disparados la semana pasada por orden del presidente Joe Biden a una base militar en Siria. Por el momento no se sabe si hubo víctimas.

Una decena de cohetes impactaron en la base aérea de Ain al-Asad en la provincia de Anbar a las 7:20 am del miércoles, informó el portavoz de la Operación Resolución Inherente, coronel Wayne Marotto, quien además agregó que las fuerzas de seguridad iraquíes están dirigiendo una investigación sobre el ataque.

Luego del mensaje publicado por el coronel Marotto, el ejército iraquí emitió un comunicado diciendo que el ataque no habría causado pérdidas significativas y que las fuerzas de seguridad habían encontrado la plataforma de lanzamiento utilizada para los misiles.

El reciente ataque podría ser entendido como una represalia al ataque ordenado por el presidente Biden la semana pasada.

Éste fue el primer ataque desde que Estados Unidos atacó objetivos de las milicias alineadas con Irán a lo largo de la frontera entre Irak y Siria la semana pasada, lo que avivó los temores de una posible repetición de ataques “ojo por ojo” como en tiempos pasados.

El ataque de Estados Unidos fue ordenado por el presidente Biden y provocó fuertes críticas en la comunidad internacional, en tal sentido el Pentágono intentó aclarar por medio de un comunicado oficial, que el ataque fue una “respuesta militar proporcionada” tomada después de consultar a los socios de la coalición

Le recomendamos:

La base iraquí recientemente atacada, es la misma que sufrió un atentado en febrero pasado en un bombardeo que dejó al menos 100 soldados con heridas en la cabeza. Los misiles Patriot se instalaron en la base después de ese ataque, informó Fox News.

El reciente ataque coincide también con el anuncio de la histórica visita del papa Francisco, programada para el viernes de esta semana. El polémico anuncio de la visita papal despertó varias alarmas, teniendo en cuenta que en Irak, hace no mucho tiempo, las fuerzas del ISIS intentaron eliminar a los cristianos y los conflictos al respecto dejaron muchas heridas en la sociedad que aún no han sido resueltas.

“En cada parte del país que visitará el Papa Francisco hay cicatrices: cicatrices de guerra, de pérdida, de trauma”, escribió Mina Al-Oraibi, editora en jefe del periódico The National con sede en Abu Dhabi, en su periódico la semana pasada.

Justamente los temores por la seguridad demoraron durante bastante tiempo la visita del Papa a Irak. Luego de los recientes ataques a la base militar iraquí, apenas dos días antes de la llegada del pontífice, el Vaticano aún no expresó si modificarán los planes de la controvertida visita papal.

Andrés Vacca – BLes.com