La historia de “El Náufrago”  relatada en la película protagonizada por el celebre actor Tom Hanks en el  año 2000, la vivió en carne propia un pescador mexicano que  pasó más de un año a la deriva en el pacífico.

José Alvarenga, salió desde las costas de Chiapas (México) el 17 de noviembre del 2012, con el objetivo de realizar un turno de 30 horas de pesca en alta mar.

Alvarenga iba en su embarcación de  fibra de vidrio y de 7 metros de largo, equipado con un motor fuera de borda,  acompañado por otro pescador de nombre Ezequiel.

En plena faena ambos  pescadores fueron embestidos, por una tormenta que hubo en el mar pacífico y que dañó el motor de la embarcación y los dispositivos electrónicos, para  comunicarse y pedir ayuda

Pescadores pasaron días difíciles

Al estar a la deriva sin ningún tipo de ayuda,  tanto Alvarenga como Ezequiel  tuvieron que ingeniársela para poder sobrevivir, mientras  llegaba alguien a rescatarlos.

“Comíamos  lo que encontrábamos, ya sean peces, aves, tortugas, medusas, entre otras cosas.  Solo  bebíamos de la lluvia, sangre de tortuga o nuestra propia orina”, relató Alvarenga.

Ezequiel, el acompañante de  el náufrago empezó a enfermarse a los cuatro meses de estar en alta mar. Lamentablemente esto desencadenó en su muerte.

Tras el fallecimiento  de su compañero, el pescador tuvo que arreglárselas para poder sobrevivir y llegar a tierra firme.

Náufrago recorrió 10.000 Km para llegar a tierra firme

Los días, semanas y meses pasaron hasta el 30 de enero del 2014, luego de recorrer 10.000 km y de pasar 438 días naufragando,  Alvarenga finalmente logró llegar a un islote de Islas Marshall, en donde pidió auxilio.

Luego de ser rescatado y examinado por médicos se determinó que el náufrago tenía  su presión arterial  alta y sus tobillos hinchados, pero pronto tuvo que recibir un goteo intravenoso para tratar su deshidratación y se le detectó anemia.

Le recomendamos: El SECRETO de TESLA para crear sus MEJORES INVENTOS

Ad will display in 09 seconds

Luego de pasar por un proceso de recuperación  Alvarenga pudo volver a ver a su familia.

A raíz de este incidente, el náufrago tuvo problemas de insomnio, además de y miedo al agua.

Pero también tuvo la oportunidad de escribir un  libro, en donde relató sus vivencias  en alta mar, como las que contaba Chuck Noland, el personaje que interpretó Hanks en la celebre película.

Daniel Parra – miamidiario.com