Redacción BLesMientras el Senado discute la posibilidad de implementar una legislación que obligue a los vendedores minoristas en línea a etiquetar el origen de sus productos, el gigante de la web Amazon junto a otros grandes minoristas, continúan ejerciendo presión para abortar el proyecto de Ley, dado que la mayor parte de sus ingresos provienen de la venta de productos fabricados bajo el régimen chino y los consumidores estarían buscando dejar de consumirlos. 

Según reportó Fox Business, hay una fuerte tendencia a que los consumidores estadounidenses pretendan saber dónde se fabrican los productos que obtienen, incluidos aquellos que se compran en línea.

El Comité de Comercio del Senado de los EE. UU. presentó un proyecto bipartidista a través del cual se exigiría a todo comerciante en línea que publique el origen del producto a comercializar, tal como sucede con los productos que se venden en góndola.

El proyecto de ley surgió más de un año después que comenzó la pandemia provocada por el virus del Partido Comunista Chino (PCCh), el cual puso en evidencia la corrupción generalizada del régimen chino, asi como también surgieron a la luz diversas formas perversas de producción del régimen basadas en la esclavitud de millones de prisioneros políticos y religiosos.

En este contexto, gran parte de los estadounidenses comenzaron a plantearse la idea de un consumo responsable, evitando alimentar con sus compras un sistema como el del régimen comunista chino. Tal es así, que según una encuesta publicada por Bloomberg, asegura que el 80% de los consumidores prefieren pagar un poco más por productos que no sean fabricados en China. 

Tema aparte, y no menos importante, durante la presidencia del republicano Donald Trump, quedó en evidencia la capacidad de los Estados Unidos para reactivar su industria productiva basada en la producción nacional. Desde luego los productos de origen chino, producidos bajo un sistema de esclavitud, no generan una competencia leal ante los productos nacionales. 

Le recomendamos: El SECRETO de los CREYENTES para ENFRENTAR a la MALDAD en CHINA

Ad will display in 09 seconds

Cabe preguntarse, ¿Por qué Amazon estaría en contra de publicar el origen de los productos que comercializa? La respuesta es simple: mucho dinero.

Amazon ha venido obteniendo ganancias récord vendiendo una cantidad impensada de productos baratos provenientes de fábricas chinas. Se estima que hasta el 75% de todos los productos nuevos comercializados a través de Amazon provienen de allí, reportó Fox business.

Además, gracias a los cambios en la política de aduanas de EE. UU., cualquier producto de origen chino con un precio hasta los 799 dólares en su sitio web, puede ingresar al país completamente libre de impuestos.

La realidad muestra que el régimen chino proporciona una fuente masiva de ganancias anuales para los grandes minoristas, los cuales se preocupan más por importar productos de fabricación barata que productos de calidad fabricados en Estados Unidos, que además generan empleo. 

A pesar de las críticas de los consumidores sobre los productos de mala calidad provenientes de China, Amazon no ha mostrado interés en redirigir sus ventas hacia mejores alternativas hechas en los EE. UU.

En conclusión, los grandes minoristas han demostrado no poseer la más mínima responsabilidad ética empresarial como para plantearse un cambio de estrategia que genere un beneficio tanto a los Estados Unidos por el desarrollo de la producción local, como para sus consumidores que desean poder comprar productos de mayor calidad.

Por el contrario, están abocados a ejercer presión para que no se implemente ningún tipo de cambio que pueda afectar sus cuantiosas ganancias, como es el actual caso del proyecto de ley impulsado por el senador Baldwin, que de implementarse pondría en evidencia la cantidad de productos chinos que comercializa el gigante minorista lo cual podría tener un impacto negativo directo en las ventas.

Andrés Vacca – BLes.com