Redacción BLesLa diplomacia chilena está viviendo un fuerte revuelo desde que se dio a conocer que el régimen comunista chino habría instalado un centro policial en Viña del Mar, una de sus principales ciudades turísticas. 

La información proviene de Safeguard Defenders, un organismo vinculado con los derechos humanos, que aseguró además la existencia de 54 centros de servicios policiales secretos e informales chinos en 25 ciudades de 21 países de todo el mundo.

Uno de estos centros policiales se habría instalado en la ciudad de Viña del Mar, ubicada a 122 kilómetros de la capital chilena, Santiago de Chile, y uno de los atractivos turísticos más importantes del país.

Medios chilenos informaron que estos lugares habrían sido montados para localizar a ciudadanos chinos que se fueron de su país para forzarlos a regresar, y tienen como objetivo adicional ejercer influencia y silenciar a quienes se oponen al régimen.

Estos centros se dieron a conocer por los propios chinos como “estaciones de servicio en el extranjero 110″, en referencia al número de emergencia de la policía china.

Aunque en apariencia estas “estaciones de servicio” tienen la misión de ayudar a los chinos en las comunidades que forman en el extranjero, el informe asegura que estos tienen “un propósito mucho más siniestro y totalmente ilegal” basado en “operaciones de persuasión” para coaccionar a sospechosos de hablar en contra del país para que regresen a casa.

El centro ubicado en Chile se habría instalado en calle Von Schroeders, en Viña del Mar, y el medio de comunicación BioBio Chile pudo verificar que hoy luce en apariencia como una bodega. 

La propiedad cuenta con un cartel que advierte estar vigilado las 24 horas y según las primeras investigaciones pertenece a una empresa china de la zona. Vecinos del lugar confirmaron que han visto el ingreso y egreso constante de chinos en el inmueble. 

Reacciones en Chile

La Embajada China en Chile reconoció que instaló una de estas “estaciones” en el país pero minimizó el hecho negando que se trate de un cuartel policial secreto, y se defendió asegurando que no tienen la necesidad ni la intención de desplegar la “policía secreta” en el extranjero.

En respuesta al escándalo provocado, la embajada de China en Chile dijo: “Con respecto a la supuesta ‘estación de la policía secreta china en Chile’ mencionada en dicho informe, en realidad, es un centro de servicio de chinos en el extranjero”.

Además intentaron suavizar el hecho afirmando que dada la distancia entre ambos países y el tráfico afectado por la pandemia, muchos ciudadanos chinos en Chile no pueden regresar al país a tiempo para llevar a cabo determinados trámites como la renovación de carnets de identidad y licencias de conducir. 

Estos centros podrían también servir a estas cuestiones, se defendió la embajada.

Desde el gobierno chileno, la ministra del interior Carolina Tohá, confirmó que se está realizando una investigación al respecto. 

Tohá, también destacó que el caso tiene “carácter internacional” y que desde el gobierno están dispuestos y activos para colaborar en lo que sea necesario.

En la investigación llevada a cabo por el medio BioBio Chile, figura un detalle de las comisarías secretas chinas reveladas en el informe entre las que figura la de Viña del Mar con la dirección y un número telefónico de referencia.

BioBio afirma además que rastreando el número telefónico en redes sociales se encontró con que, hasta hace algunos meses, el número en cuestión estaba asociado a un restorán chino de la zona.

Al discar el número telefónico, la llamada fue respondida por un hombre de indudable nacionalidad china con un limitado español, quien aseguró trabajar en otro restorán de la ciudad.

Curiosamente, los dueños de este restorán serían los mismos propietarios que el inmueble denunciado como base policial. 

Este tipo de curiosidades y forma de operar, parece repetirse en otros lugares del mundo donde también se denuncia la existencia de estas comisarías clandestinas chinas.

Bases policiales chinas alrededor del mundo

Tras conocerse la noticia de que el régimen comunista chino habría establecido decenas de bases policiales en el extranjero, la agencia de noticias americana The Associated Press, llevó a cabo una tarea similar a la de BioBio Chile pero en diversas partes del mundo.

Con el mismo objetivo visitó algunos de los lugares identificados por Safeguard Defenders en Roma, Madrid y Barcelona.

En estos lugares encontraron un salón de masajes, la sede en español de una asociación de ciudadanos de Qingtian y una empresa que brinda servicios de traducción legal. Pero al igual que lo sucedido en Chile en ninguno de los sitios pudieron corroborar la existencia de actividad directamente relacionada con bases policiales.

Sin embargo, algunas pruebas indican que las bases policiales efectivamente funcionan, o funcionaron, bajo la clandestinidad.

Una trabajadora de la empresa de traducción ubicada en Barcelona, confirmó a AP News con detalles que una Estación de Servicio de la Policía en el Extranjero de Fuzhou operó en las instalaciones durante algunas semanas este año.

Por otro lado, una investigación llevada a cabo por la televisión portuguesa detalló que uno de los sitios mencionados en el informe, ubicado en un complejo industrial en el norte de Portugal, se trataba, en apariencia, de un taller de automóviles operado por un hombre chino.

Como era de esperar, el hombre negó cualquier tipo de conexión con el régimen comunista chino, sin embargo la emisora de noticias portuguesa lo mostró en un video promocionando los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing y aseguró que encabeza una asociación local que ayuda a los inmigrantes chinos.

En Hungría, lugar también señalado como sitio de bases policiales chinas, parece haber sido todo más abierto. De hecho el reconocido legislador Marton Tompos, aseguró a AP News que uno de los dos lugares en Budapest tenía un letrero que decía “Estación de Policía de Qingtian en el Extranjero”.

Tompos, dijo que no pudo contactar a nadie relacionado con los sitios y que cuando los visitó nuevamente días después, el letrero había sido eliminado.

No está claro cuál es el verdadero objetivo de estas bases policiales. Lo que es indudable es el descaro y la falta de códigos morales que tiene el régimen chino, a tal punto de permitirse penetrar silenciosamente en el extranjero y realizar tareas de inteligencia de forma ilegal y salteando todo tipo de protocolos, permisos y diálogos.

Andrés Vacca –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.