Redacción BLes – Un extenso informe acusa a las universidades británicas de mayor prestigio de venderle alta tecnología militar al régimen comunista chino, violando severamente leyes de seguridad nacional y derechos humanos, reportó Daily Mail.

El informe titulado “¿Armando a China inadvertidamente? El complejo militar chino y su posible explotación de la investigación científica en las universidades del Reino Unido” publicado por Civitas, instituto para el estudio de la sociedad civil analiza en detalle la infiltración del régimen comunista chino en al menos 14 de las 24 universidades de mayor prestigio del país.

El reporte argumenta que los descubrimientos científicos las universidades están ayudando a China a desarrollar misiles hipersónicos, sistemas de interferencia de radares, robótica, naves espaciales y vehículos sigilosos.

Radomir Tylecote, autor principal del estudio y antiguo funcionario del Tesoro dijo: “Los contribuyentes británicos están pagando una investigación que podría ayudar involuntariamente a que los militares chinos alcancen pronto una posición potencialmente dominante”.

Las universidades de Cambridge, Manchester, Birmingham y el Colegio Imperial de Londres están entre las instituciones que el reporte afirma están entregando ‘tecnología británica pionera’ a empresas chinas muchas de estas conectadas con el Ejército Popular de Liberación de China.

El informe indica que la agencia de seguridad estatal británica, M16, junto con el Ministerio de Exteriores y de la Commonwealth están investigando estas universidades por haber violado las regulaciones en la exportación de bienes militares.

Manchester, Cambridge y el Colegio Imperial de Londres

Recientemente la Universidad de Manchester canceló un contrato con China Electronics Technology Corporation luego de haber sido notificada de que estaba suministrando plataformas y aplicaciones tecnológicas utilizadas por Beijing para vigilar masivamente a los uigures en la región de Xinjiang.

El reporte elabora que China Electronics Technology Corporation, responsable del sistema de vigilancia estatal (sistema de crédito social) del Partido Comunista Chino, tiene lazos con al menos siete universidades británicas de las que se ‘ha beneficiado’ ampliamente.

Civitas afirma que la Universidad de Manchester directamente le proveyó un ‘centro de investigación’ pagado con impuestos al ‘mayor conglomerado de misiles nucleares de China’.

La Universidad de Cambridge tiene programas de cooperación con la Universidad Nacional de Tecnología de Defensa, una institución de investigación dirigida por militares que ha sido sancionada por Estados Unidos.

Por su lado, el Colegio Imperial de Londres cuenta con tres unidades de investigación patrocinadas por importantes fabricantes de armas chinas.

Si bien todas estas universidades declaran que la cooperación con Beijing es parte de sus programas de desarrollo con el resto del mundo, el problema yace en las verdaderas intenciones del régimen comunista chino, que usa estos programas para fortalecerse y usarlos con fines nefastos.

Le recomendamos:

El origen

Las universidades británicas reciben hasta 1.700 millones de libras esterlinas por año en matrículas y fondos para investigación de estudiantes chinos que funcionan como enlace entre ambos países.

Este fenómeno ha dado como resultado que las instituciones británicas busque la financiación de Beijing, y aquí es donde la brecha es explotada por parte del PCCh.

Lianchao Han, exfuncionario del gobierno chino y ahora activista democrático, dijo:

“China ha creado todo tipo de programas, desde invitar a profesores occidentales a dar conferencias en el país hasta contratarlos para trabajos de consultoría y financiar proyectos de investigación conjuntos entre universidades”.

Y aseguró que: “Estos programas le permiten adquirir tecnologías de doble uso para beneficio civil y militar y construir un ejército formidable. Lamentablemente, la mayoría de las universidades e instituciones de investigación occidentales son miopes y siguen sin ver la intención estratégica de China”.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes