El cantante admitió que recibió $ 60000 por cantarle al dictador y se excusó diciendo que “no le constan” las violaciones de derechos humanos cometidas por el régimen

En una nueva muestra de pleitesía hacia la dictadura chavista el cantante dominicano Bonny Cepeda admitió que recibió 60000 dólares de Nicolás Maduro, y como nada queda oculto en internet, el video con su declaración ya está circulando en las redes sociales.

Con respecto a la exorbitante suma la recibió por cantarle en Caracas, asegura que la primera vez «fue gratis» pero la segunda sí cobró. Por si fuera poco, luego afirmó que ha viajado «más veces» y que volvería si Maduro se lo vuelve a pedir. Su argumento no es menos que indignante considerando que el propio Maduro ha dicho que los recursos del país «están bloqueados» por Estados Unidos, mientras Venezuela atraviesa una preocupante crisis económica y el salario mínimo apenas roza los tres dólares.

No supo justificar por qué le cantó al dictador, simplemente dijo que él «no juzga» a quienes lo contratan. Durante la entrevista concedida al programa Alofoque Radio Show trató de enmendar el pobre argumento aseverando que «no le consta» que Maduro sea un dictador, genocida y violador de derechos humanos.

El entrevistador no dudó en ofrecerle otros 60000 dólares para que no vuelva Venezuela y la respuesta del cantante dominicano fue «vamos a hacerlo». Queda claro que el merenguero aplica a rajatabla el dicho de que «por la plata baila el mono».

Un cantante en decadencia

«Ese es tu punto de vista», insistió el cantante dominicano al moderador durante la entrevista —quien le recordó que millones de venezolanos han migrado gracias al chavismo y muchos otros han sido asesinados— y no dejó de mencionar que también le cantó al narcotraficante Pablo Escobar y al expresidente de Panamá, Manuel Antonio Noriega.

Es así como Bonny Cepeda muestra una doble faceta. Lo dejó por sentado cuando afirmó que cuando viaja como artista se «desprende» de la política, pero cuando se enfunda en su papel de funcionario la visita toma otro carácter, ya que se trata de una «visita oficial de Estado». Cabe destacar que el año pasado el cantante fue nombrado como viceministro de Cultura por el gobierno de República Dominicana.

Los venezolanos no tardaron en reaccionar y poner ejemplos de cómo pudieron aprovecharse realmente esos 60000 dólares que Bonny Cepeda y Maduro acordaron por el show.

Otros simpatizantes de la dictadura

Varios cantantes han hecho presentaciones al dictador. En 2013 Juan Gabriel le cantó un repertorio completo a Maduro en su cumpleaños, incluida «las mañanitas», el acto fue transmitido en televisión a todo el país.

Tres años más tarde, el Gran Combo de Puerto Rico fue hasta Caracas en su cumpleaños 54. Dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela aplaudieron a su «líder», a quien no le tiembla la cartera cuando se trata de invitar artistas internacionales.

También le recomendamos: 4 etapas de la INFILTRACIÓN COMUNISTA en OCCIDENTE, explicado por un ex agente de la KGB

Ad will display in 09 seconds

El conjunto musical argentino Bersuit Vergarabat fue en 2019 para un acto proselitista llamado «Hands Off Venezuela». Su vocalista, Daniel Suárez, dijo que «los medios hegemónicos de información demonizan las cosas», refiriéndose a la dictadura sobre la que pesan investigaciones de organizaciones internacionales por corrupción y violación de los derechos humanos.

Y aunque algunos no han pisado recientemente suelo venezolano sí han mostrado simpatía por el régimen, como el cantautor catalán Joan Manuel Serrat o el vocalista de Pink Floyd, Roger Waters. Totalmente ajenos de la realidad, criticaron actos en contra de Maduro 2019.

Fuera del mundo musical, actores y modelos han viajado a Venezuela, pero con el pasar de los años guardaron silencio. Estrecharon su mano con la del fallecido Hugo Chávez y luego parecen haber desaparecido del mapa. Un conveniente juego cuando se trata de llenar las billeteras.

Oriana Rivas – Panampost.com