Redacción BLes – Un grupo de 27 republicanos de la Cámara de Representantes solicitó al secretario de Defensa, Lloyd Austin, que investigue al jefe del estado mayor conjunto, el general Mark Milley, por su llamada a un general del Partido Comunista Chino (PCCh), alegando riesgos para la seguridad nacional.

En una carta enviada a Austin con fecha del 16 de septiembre, el grupo liderado por el representante Scott Perry (republicano de Pensilvania) solicitó una investigación formal conforme a la norma AR 15-6 sobre las acusaciones de que “Milley despreció descaradamente el concepto de control civil de las fuerzas armadas y prestó ayuda y apoyo al principal adversario de Estados Unidos, el Partido Comunista chino”.

Los legisladores citaron la información de un nuevo libro escrito por el reportero Bob Woodward. El libro revela dos llamadas telefónicas secretas en las que Milley aseguró a su homólogo chino, el general Li Zuocheng, que los ejercicios militares de Estados Unidos en el Mar de China Meridional no precipitarían un conflicto armado. Sin embargo, avisaría al general chino en caso de ataque.

La carta llega después de que el martes 14 de septiembre surgieran varios informes sobre el libro “Peril”[peligroso], de próxima aparición, que describe la acción ultrasecreta de Milley para adelantarse a la orden de ataque militar o al lanzamiento de armas nucleares del entonces presidente Donald Trump, así como la realización de una serie de llamadas telefónicas a su homólogo chino.

Según Breitbart, un portavoz del general Milley, confirmó entonces algunas acusaciones contenidas en el libro. En una declaración el miércoles, el portavoz del Estado Mayor Conjunto, el coronel Dave Butler, dijo: “Los republicanos de la Cámara de Representantes dijeron en su carta que están gravemente preocupados por “la capacidad de Milley para ejercer sus deberes y responsabilidades como jefe del Estado Mayor Conjunto”.

“El Presidente del Estado Mayor Conjunto se comunica regularmente con los Jefes de Defensa de todo el mundo, incluidos los de China y Rusia. Estas conversaciones siguen siendo vitales para mejorar la comprensión mutua de los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos, reducir las tensiones, aportar claridad y evitar consecuencias no deseadas o conflictos.

Sus llamadas con los chinos y con otros países en octubre y enero estuvieron en consonancia con estos deberes y responsabilidades, transmitiendo tranquilidad para mantener la estabilidad estratégica. Todas las llamadas del Presidente a sus homólogos, incluidas las que se han comunicado, están dotadas de personal, coordinadas y comunicadas con el Departamento de Defensa y la interagencia.

También en consonancia con sus responsabilidades como asesor militar superior del Presidente y del Secretario de Defensa, el General Milley celebra con frecuencia reuniones con los dirigentes uniformados de todos los Servicios para asegurarse de que todos los dirigentes están al corriente de las cuestiones de actualidad. La reunión sobre los protocolos relativos a las armas nucleares tenía por objeto recordar a los dirigentes uniformados del Pentágono los procedimientos establecidos desde hace mucho tiempo, a la luz de los informes de los medios de comunicación sobre el tema.

El general Milley sigue actuando y asesorando dentro de su autoridad en la tradición legal del control civil de las fuerzas armadas y su juramento a la Constitución”.

“Conspirar con un gobierno comunista, malintencionado, hostil y genocida en relación con nuestras intenciones -o la falta de ellas- con total desprecio por las implicaciones de dicha ‘promesa’ en nuestra seguridad nacional o en nuestros miembros del servicio, no es más que un acto de cobardía (en el mejor de los casos) y de traición”, escribieron.

Los legisladores del Partido Republicano exigen que el Pentágono ponga en marcha una investigación del AR-15-6, la principal herramienta del Ejército para recabar información por diversos medios que examinará cualquier situación que un comandante considere necesaria y en el mejor interés de los militares.

Los republicanos también pidieron al Secretario de Defensa que respondiera a su carta con los resultados de la investigación antes del 6 de octubre de 2021.

“En el ínterin, la autorización de seguridad del general Milley debe ser suspendida en espera del resultado de esta investigación”, dijeron.

Anteriormente, el senador Marco Rubio (republicano de Florida) instó al presidente Biden a despedir a Milley inmediatamente, citando los informes que afirman que el jefe del Estado Mayor Conjunto podría contemplar una filtración de información clasificada a traición al PCCh.

Dan Knight – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.