En la macha a favor del aborto que ocurrió este 28 de septiembre en México fueron afectadas 37 personas, incluidos nueve civiles (cuatro mujeres y cinco hombres) y una funcionaria de gobierno, según cifras que dio a conocer el escuadrón de Rescate y Emergencias Médicas.

Al menos 27 mujeres policías habrían resultado heridas en México tras los enfrentamientos acaecidos el 28 de septiembre en la marcha que tuvo lugar en la capital de dicha nación. El motivo que lanzó a la calle a esta camada de colectivos feministas fue el llamado «Día de Acción Global por un Aborto Legal y Seguro», fecha en la que la cual las feministas celebran para lograr la legalización de la interrupción del embarazo.

Asimismo, Televisa reportó que en total fueron afectadas 37 personas, incluidos nueve civiles (cuatro mujeres y cinco hombres) y una funcionaria de gobierno, según cifras que dio a conocer el escuadrón de Rescate y Emergencias Médicas.

La naturaleza de este choque, producto de la violencia que quedó retratada en las cámaras de los asistentes a la concentración, fue tal que requirió la presencia de personal paramédico para auxiliar a las agredidas. Y es que con martillo en mano, en varias oportunidades las activistas golpearon a las mujeres que cada día arriesgan sus vidas para combatir la delincuencia.

La marcha que partió del Monumento a la Revolución y se estacionó en las cercanías del Ángel de la Independencia, donde las manifestantes pintaron las vallas que rodean el monumento, el cual ya fue pintado por colectivos feministas hace dos años, tal como mencionó El Comercio.

Durante su paso por el centro de Ciudad de México, las manifestantes destruyeron mobiliario urbano y agredieron con palos y herramientas a policías que custodiaban la protesta. Un claro acto de violencia contra funcionarias en el ejercicio de sus funciones, así como destrozos a la propiedad pública. Si bien México es el país donde más violencia han vivido las policías, actos similares suceden en todo el continente.

Los colectivos feministas quienes se manifiestan con antorchas, a la par de pancartas con mensajes alusivos como: “¡Tiemblen los machistas, América Latina será toda feminista!”, mientras, irónicamente, caminaban resguardadas por cientos de policías. Esto, de igual forma, no impidió que destrozaran los lugares por donde pasaron, principalmente iglesias.

No es un caso aislado, sino una realidad cada día más recurrente. El mismo movimiento que dice haberle dado a la mujer el derecho a trabajar, la destroza si decidió ser policía.

Esta incidencia de la violencia va en aumento, pues no tiene sanción moral, social ni jurídico. Al contrario, con total impunidad atacan a otras personas y destruyen el patrimonio sin castigo alguno. De hecho, sucede al revés, la justicia está de su lado.

El aborto en México

Recientemente la Suprema Corte de Justicia de la Nación despenalizó el aborto. Supuestamente el apoyo a esta medida surge para lograr la «igualdad» de la mujer. Sin embargo, en realidad a quien beneficia es a los hombres que hasta ahora eran castigados.

Esto ocurre principalmente porque en México la población masculina son quienes pagan con cárcel por forzar a las mujeres a abortar, muchas veces en circunstancias de abuso.

Por ejemplo, en el caso del estado de Jalisco, por ejemplo, no había mujeres presas por abortar. No obstante, al menos 23 hombres estaban en prisión por forzarlas a llevar a cabo esta práctica. Ahora, que no es más penalizado, estos hombres que pusieron a mujeres en situación de riesgo y vulneraron el derecho a la vida de sus propios hijos pueden salir en libertad.

Asimismo, para evitar la narrativa de victimización en este tipo de concentraciones y por presión de las agrupaciones feministas, los hombres policías no pueden salir en estas marchas. En este caso deben asistir solo mujeres. Por lo tanto, en lugar de reducir la violencia a la mujer, se potencia, pues las policías se vuelven blanco fácil de las activistas feministas, como quedó demostrado en las imágenes que se indicaron con anterioridad. Quedan en situación de vulnerabilidad.

En un intento de vincular los incidentes a la oposición, el presidente Andrés Manuel López Obrador habría dicho que las feministas eran parte de los conservadores (algo conceptualmente inviable). La evidencia muestra lo contrario. La causa provida es una de las banderas conservadoras más destacadas. Durante una reciente manifestación afuera de la Suprema Corte, los activistas provida tuvieron un encuentro pacífico con la policía.

Hubo más heridos. También agredieron a un hombre que vive en la calle. Este hecho que también quedó en video. De la misma manera que estas activistas desmerecen la vida de estas personas en el vientre lo hacen fuera de él, al atacar a los mendigos.

Algunos de los incidentes más violentos fueron en Querétaro y Guadalajara, donde los feligreses salieron a custodiar los templos. Esto no es una iniciativa espontánea, se interpreta como mera defensa y con sobradas razones. Y es que es costumbre que las marchas feministas terminen en la catedral de cada ciudad, pues para la Iglesia Católica la maternidad es sagrada. Por ende, las feministas sienten amenazado su discurso que plantea que el aborto es un derecho.

Pese a que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró inconstitucional la penalización del aborto a inicios de septiembre, esto no ha sido suficiente. Además, invalidó un artículo de la Constitución de Sinaloa que determinaba que «el derecho a la vida desde la concepción». También limitó la objeción de conciencia del personal médico. A pesar de todos estos «logros» a favor de las exigencias del feminismo, la violencia continúa.

Mamela Fiallo Flor – Panam Post

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.