La mujer seguía con dolor cinco días después del abrazo y al ir al hospital descubrió que tenía huesos rotos.

Una mujer china llevó a juicio a un compañero de trabajo por abrazarla tan fuerte que le rompió supuestamente tres costillas. El caso comenzó en mayo de 2021 en la provincia de Hunan. La demandante estaba en la oficina cuando un compañero de trabajo la saludó con un abrazo que según narra la hizo gritar de dolor. 

Según su relato, seguía sintiendo dolor en el pecho incluso después de salir del trabajo, pero no buscó ayuda médica de inmediato y prefirió frotarse un poco de aceite aromático caliente en el pecho e irse a la cama.

Cinco días después, el dolor en el pecho de la mujer se intensificó y ya en el hospital el examen de rayos X reveló que tenía tres costillas rotas, dos en el lado derecho de la caja torácica y una en el izquierdo.

En un primer momento, la mujer trató de llegar a un acuerdo económico con su compañero, exigiendo una indemnización, pero el hombre negó que hubiera relación entre el abrazo y la lesión, por lo que la mujer presentó una demanda. 

Finalmente, la sentencia condenó al hombre a que pagara a su compañera de trabajo 10.000 yuanes (unos 1.447 euros) como compensación por romperle las costillas accidentalmente con un abrazo.

El juez se basó en que la mujer no había realizado actividades que hubieran podido llevar a romperse las costillas y en los testimonios de los compañeros que dieron fe de la dolorosa reacción de la mujer tras el abrazo.

Fuente: 20minutos.es

Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.