Redacción BLes– Según el censo de 2020, un pueblo unipersonal de Nebraska duplicó su población a pesar de que no se mudaron nuevos habitantes.

Según una portavoz del censo, el individuo extra fue inventado por un algoritmo por cuestiones de seguridad de la información.

“Lo que se ve ahí es el ruido que añadimos a los datos para que no se pueda averiguar quién vive allí”, explicó la portavoz. “Protege la privacidad del encuestado y la confidencialidad de los datos que proporciona”.

A mayor escala, la práctica no afecta a los datos del Censo, pero es evidente en los casos en los que los habitantes de una ciudad pueden estimarse con los dedos de una mano.

Elsie Eiler, la única ciudadana del pueblo que también es la alcaldesa y regenta un bar en el que se concede una licencia de alcohol, se sorprendió por la afirmación de que la población de Monowi había aumentado a dos.

“Bueno, entonces alguien se ha escondido de mí, y no hay otro lugar donde vivir que mi casa”, dijo Eiler, de 87 años, según el New York Post. “Pero si descubres quién es, házmelo saber”.

Se ha cuestionado la exactitud de las estadísticas, ya que el habitante irreal fue reubicado en un bloque censal diferente.

Le recomendamos: Seguiré a DIOS hasta mi ÚLTIMO ALIENTO | Poderoso discurso de un sacerdote

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Tal vez parezca extraño a nivel local en una ciudad con una superficie total de 0,21 millas cuadradas, pero si se aleja un poco, es realista, según la oficina del censo.

“Tomamos el mismo número de personas, pero las desplazamos”, explica la portavoz. “Cuando lo miras en toda su extensión, es correcto”.

Antes de que el cónyuge de Eiler, Rudy, el bibliotecario del pueblo, falleciera en 2004, Monowi sólo tenía dos ciudadanos.

En Monowi, el pueblo más pequeño de Estados Unidos, Eiler es la única residente, por lo que ostenta los cargos de alcaldesa, concejala, secretaria, tesorera, bibliotecaria y camarera.

El hijo de Eiler y una hija se mudaron del pueblo después de que ambos se graduaran en el instituto. Según el Independent, un soltero vivió en el pueblo durante un tiempo antes de mudarse después de que su casa se quemara.

Eiler paga todos los años los impuestos del pueblo para mantener el suministro de agua y el alumbrado público. También solicita una licencia de licor para sí misma.

“Cuando solicito al Estado mis licencias de licor y tabaco cada año, las envían al secretario del pueblo, que soy yo”, recuerda.

“Así que las recibo como secretaria, las firmo como secretaria y me las doy a mí misma como propietaria del bar”, continuó diciendo Eiler.

Cuando el ferrocarril de Elkhorn funcionaba en los años 30, Monowi tenía una población de 150 personas. El pueblo más cercano a Eiler está a 6,92 millas de distancia.

Amy Laurence – BLes.com