Según explica, murió con tan solo 24 años en el combate y volvió a nacer años más tarde, en 1961.

Un hombre británico de 60 años, Steve Mulligan, asegura que tras años de extraños recuerdos e incomprensibles déjà vu, ha descubierto gracias a una sesión de hipnosis que en su vida pasada era Sydney Sutcliffe, un joven que murió durante la Primera Guerra Mundial. 

Mulligan ha compartido su historia a través de las redes sociales y ha querido dejar claro su testimonio, a pesar de la reticencia de muchos internautas que no creen la historia. 

Este británico, que nació en 1961, en Manchester, ha relatado que al recordar su infancia siempre le venía a la mente imágenes de comienzo del siglo XX en la localidad de Llandudno, en Gales.

“Cuando mi madre y yo visitamos Llandudno era como si hubiera estado allí antes. No fue hasta que alguien sugirió hacer una regresión a vidas pasadas que todo esto salió a la luz”, ha revelado. 

Fue entonces cuando todos aquellos recuerdos de él mirando abajo desde lo alto del cielo cobraron sentido. En proceso de hipnosis le reveló que anteriormente hacía sido Sydney Sutcliffe y había trabajo de fotógrafo y piloto para Reino Unido luchando contra Alemania en la Primera Guerra Mundial.

“Cuando mi madre y yo visitamos Llandudno era como si hubiera estado allí antes. No fue hasta que alguien sugirió hacer una regresión a vidas pasadas que todo esto salió a la luz”, ha revelado. 

Fue entonces cuando todos aquellos recuerdos de él mirando abajo desde lo alto del cielo cobraron sentido. En proceso de hipnosis le reveló que anteriormente había sido Sydney Sutcliffe y había trabajo de fotógrafo y piloto para Reino Unido luchando contra Alemania en la Primera Guerra Mundial.

Señala que falleció con 24 años en una misión de reconocimiento en Cambrai, Francia, cuando fue alcanzado por fuego enemigo. “Recuerdo esa sensación mientras el avión se hundía y era realmente extraño porque no tenía ningún control sobre él”, ha comentado.

Para convencer a los más incrédulos ha demostrado que, efectivamente, hubo un Sydney Sutcliffe que habitó en el mencionado pueblo: “No sabía nada de Llandudno, aparte de haber venido aquí de niño, hasta que hice la regresión. Nunca había oído el nombre de Sydney Sutcliffe, así que, para mí, decir ese nombre entre millones de nombres y que sea alguien que sí vivió en Llandudno, es simplemente increíble”.

Además, aparece reflejado como uno de los fallecidos en la batalla en una estatua conmemoratoria del lugar: “Ver el nombre de Sydney en la tumba fue muy emotivo, y todavía estoy tratando de asimilarlo. Es una sensación extraña“, añadió: “Lo extraño es que su madre murió en 1960 y yo nací nueve meses después, en 1961. Así que, para mí, es como si ella estuviera esperando a fallecer para que yo pudiera renacer, y por eso estoy aquí”.

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.