Cuando la sociedad se interpone en nuestro camino, siempre podemos encontrar una manera de movernos a su alrededor. ¡Russell O’Grady es la prueba viviente!

Este hombre de 51 años con síndrome de Down se retiró de McDonald’s el año pasado después de una carrera inspiradora de 32 años, que estuvo llena de innumerables dificultades y triunfos.

Cuando comenzó, el mundo se veía diferente para las personas con síndrome de Down. Mientras que en la actualidad todavía luchan por encontrar trabajo, en aquel entonces las oportunidades de empleo a largo plazo eran casi inexistentes.

Es por eso que Russell ‘hizo olas’ cuando tomó una posición con McDonald’s en Australia en 1986. El entonces joven de 18 años fue uno de los primeros individuos en conseguir un trabajo a través de un programa llamado Jobsupport.

Jobsupport ayuda a las personas con discapacidad intelectual a encontrar trabajo analizando las habilidades y destrezas de los clientes y poniéndolos en contacto con una empresa participante adecuada. Realmente hace un esfuerzo extra al aprender la responsabilidad de cada trabajo para que pueda proporcionar capacitación adicional a empleados determinados como Russell.

Tres días a la semana, Russell saludaba a los clientes, limpiaba el comedor y limpiaba las bandejas. Hizo tan buen trabajo que rápidamente se convirtió en uno de los favoritos de clientes y empleados por igual. De hecho, muchos visitaron el McDonald’s de Northmead sólo para ver su rostro sonriente, lo que se sumó a la verdad obvia de que las personas con discapacidades pueden lograr grandes cosas.

(Capturas de video: NY Daily News/Youtube)

Es por eso que Russell decidió celebrar su 30 aniversario de trabajo en 2016. No sólo fue una victoria para él, sino que también allanó el camino para que otros crean que pueden tener carreras exitosas y vivir como quieran.

“Sin esa iniciativa, muchas personas como Russell no tendrían los trabajos que tienen hoy en día”, dijo su padre Geoff. “No tendrían la recompensa que eso les da, que es el orgullo, el aumento de su autoestima, y sentirse importantes y pertenecer a la sociedad.”

Russell sorteó cada tormenta que trató de evitar que viviera su mejor vida. Después de 32 años de duro trabajo, se merece una relajante jubilación llena de actividades como bolos y terapia canina. Por supuesto, también volverá a McDonald’s…. ¡como cliente!

Conoce más sobre la bien merecida jubilación de Russell en el siguiente video.

videoinfo__video2.bles.com||b147828a7__

Ad will display in 09 seconds

Fuente de video: NY Daily News / Youtube.

Fuente: InspireMore.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Aún estaba vivo: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Ad will display in 09 seconds