Un vídeo se ha vuelto viral en Facebook, este muestra a una bebé jugando en una piscina y luego intentar mantener la cabeza por en el agua.

La madre de la niña, Keri Morrison, ha estado recibiendo muchas críticas debido a que mucha gente llama una crianza cruel y negligente.

Después de tantos comentarios desagradables, Keri ha decidido hablar de por qué ella y su marido hicieron esto, la razón es desgarradora.

Los Morrison estaban de vacaciones en Orlando con su hijo mayor, Jake, cuando tenía unos 2 años y medio. Una noche se escapó por la puerta trasera y terminó cayendo de un muelle cerca de donde se estaban quedando.

Lamentablemente, Jake no sabía nadar y terminó ahogándose. Devastada, Keri decidió que nunca dejaría que algo así volviera a pasar.

“Siento que le fallé a mi hijo y no voy a fallarle a mis hijas”, dijo.

Es por eso que entrenó a su hija de 13 meses, Julia -la niña del video- en cómo “salvarse a sí misma” desde que era muy pequeña. La idea es enseñar a los niños pequeños cómo mantener la calma y mantenerse flotando si alguna vez caen accidentalmente en un cuerpo de agua.

Ashleigh Bullivant, de la agencia Infant Swimming Resource, explica que a los niños “se les enseña todo gradualmente de una manera muy suave que genera la forma en que aprenden físicamente”. ”Se les enseñan ejercicios de respiración con el objetivo de poder contenerla”.

A través de sesiones de entrenamiento diarias de 10 minutos en el transcurso de 4 semanas, las mentes de los padres pueden estar tranquilas sabiendo que si lo inimaginable sucede, su hijo estará bien.

Keri entiende que el vídeo que publicó puede parecer impactante, pero para ella, es mucho mejor que la otra opción.

“Para mí, la estoy protegiendo y eso es lo que una madre debe hacer: protegerla”, dijo. “Que ponga su cara sobre el agua a una edad tan temprana y que sepa qué hacer”.

“Una de las cosas con las que realmente lucho es que mi hijo se cayó al agua sin saber qué hacer, ese pensamiento y esa visión me animan para asegurarme de que no solo mis hijos, sino todos los niños están seguros y pueden hacer esto en el agua”.

Si bien los padres deben ser cautelosos y responsables del bienestar de sus hijos, a veces ocurren accidentes y pueden conducir a resultados trágicos. Las más de 4.000 muertes por ahogamiento que ocurren cada año en Estados Unidos son un testamento de ese hecho.

videoinfo__video2.bles.com||69a4aaea4__

Ad will display in 09 seconds

Fuente de video: Live Like Jake / Youtube.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Aún estaba vivo: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Ad will display in 09 seconds