La leyenda cuenta que cualquiera que tocara la roca moriría, pues contenía el espíritu de un zorro de nueve colas.

La Sessho-seki o piedra asesina es, o era, una gran roca situada a los pies de las montañas volcánicas de Nasu, en Japón, y que cuenta con una curiosa leyenda que dice que cualquiera que la toque morirá. 

Además, la leyenda cuenta que en su interior retenía el espíritu de un poderoso demonio o espíritu maligno, una criatura mitológica en forma de zorro de nueve colas. 

Ahora, esa piedra, que tenía en torno a sí una gruesa cuerda que la mantenía unida de forma simbólica, se ha roto en dos, así como el cordón

Más allá de que los aprensivos quieran pensar que el espíritu del zorro se ha liberado, lo cierto es que los expertos venían observando grietas en la roca en los últimos años y las lluvias y la congelación habrían podido hacer que el hielo haya acabado por partir la piedra. 

Para los más supersticiosos cabe recordar que la historia de la roca también incluye el hecho de que un monje budista realizó ciertos rituales en torno a la Sessho-seki, convenciendo al espíritu maligno de que dejara de habitarla, por lo que a pesar de haberse roto, ya no tendría dentro al Tamamo-no-Mae, o zorro de nueve colas.

La historia completa nos habla del emperador Konoe, que se enamoró de una mágica mujer llamada Tamamo-no-Mae, de belleza y presencia perfecta e inamovible que resultó ser un espíritu maligno, un zorro de nueve colas, enviado por un malvado mago que quería usurpar el trono. 

Un poderoso guerrero enviado por el emperador logró dar caza al zorro y al traspasarle con una flecha, éste se transfiguró en una roca que quedó maldita. 

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.