Los regalos, aunque hechos desde el corazón, no siempre dan el resultado esperado. Ni tan siquiera son lo que uno cree.

Eso es lo que le pasó a un padre, que se enteró la semana pasada, cuando iba a volar hacia Dalian (China), de que lo que el regalo que le había hecho a su hija meses atrás no era lo que él pensaba.

Según informa Unilad, el pasajero fue interceptado por un agente cuando cruzaba el puesto policial para que abriera sus maletas. Para sorpresa de todos, también de este padre, en su interior se hallaba una llamada ‘piedra de poder’, un colgante dorado que activó las alarmas por su radioactividad.

Y es que el colgante emitía 112,4 microsieverts de radiación por hora, el equivalente, por ejemplo, a hacerse 11 radiografías dentales a la vez.

Al ser interrogado, el hombre reveló que se lo había regalado a su hija para que le diera buena suerte y, según señalan las autoridades, “la mantuviera a salvo”. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, porque la menor se había pasado tres meses sangrando por la nariz, presumiblemente por culpa de la radiactividad que salía de ese objeto.

Los expertos señalan que estar expuesto a tanta radioactividad eleva las posibilidades de padecer cáncer.

Fuente: 20 minutos.

Te puede interesar: Los 36 occidentales que viajaron a China a defender su fe

videoinfo__video2.bles.com||aa0e691de__

Ad will display in 09 seconds