Un padre que murió defendiendo el hogar de su familia ha sido reconocido como Patrick Salway, un agricultor de 29 años, que se dedica a la producción de lácteos.

Murió junto a su padre Robert, de 63 años, mientras que se teme que otro hombre haya muerto al seguir aumentando el número de muertes por los horribles incendios forestales en todo el sudeste de Australia, informó Daily Mail.

Se sabe que sus cuerpos fueron encontrados por otro miembro de la familia el martes.

El Sr. Salway esperaba un segundo hijo con su esposa Renee, que estaba embarazada.

La noticia llega en un momento en que los bomberos se preparan para las peores condiciones, ya que los incendios se propagan ‘cada vez más rápido’ de lo que los expertos creían posible.

La primera ministra de Neva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, confirmó que los dos hombres murieron en Cobargo, al oeste de Bermagui, en la costa sur del estado, donde el incendio de la carretera forestal de Badja estaba ardiendo sin control el martes.

“Una tercera persona está desaparecida con graves preocupaciones por su seguridad, al oeste de Narooma”, dijo la Sra. Berejiklian.

“Nuestro mensaje es que por favor sigan las instrucciones. Sabemos que no solo la población local está afectada, sino que en toda la región de la costa sur hay miles de personas que están de vacaciones o han estado viajando”.

El comisionado de bomberos de Nueva Gales del Sur, Shane Fitzsimmons, lo calificó de “un día verdaderamente horrible”, al advertir sobre la posibilidad de que se produzcan más devastaciones en los hogares de las familias.

“Necesitamos prepararnos para un número considerable de propiedades, un número considerable de casas que probablemente hayan sido dañadas o destruidas”, dijo.

El subcomisionado Gary Worboys dijo que la policía tuvo acceso a la casa al oeste de Cobargo por la tarde y encontró a los dos hombres, que se cree que son padre e hijo.

“Por supuesto, eso es una tragedia para su familia y amigos y para la comunidad de Cobargo”, dijo.

“Seguimos tratando de llegar a una propiedad, una casa, que está al oeste de Narooma, donde lamentablemente pensamos que las noticias allí tampoco serán buenas con un anciano en ese lugar”.

“Eran muy buenos chicos. Es triste, es una tragedia sangrienta”, dijo el Sr. Allen al The Daily Telegraph.

“Patrick era un tipo muy bueno y afable, siempre ayudaba a todos cuando lo necesitaban”.

“Amaba a sus caballos y el salto, jugaba al footy. Es realmente triste”.

El presidente del Comité Lechero de Granjeros de Nueva Gales del Sur, Colin Thompson, dijo que el padre y el hijo eran muy conocidos en el pueblo.

“Son productores lecheros multigeneracionales que son muy respetados en la industria y en la ciudad”, dijo.

“Robert era un trabajador agricultor que había sobrevivido a la sequía y a los bajos precios de la leche. Esto realmente va a devastar la comunidad lechera en Bega”.

“Patrick era muy respetado en la industria, también deja atrás una familia joven. Si hay algo que podamos hacer para ayudar, queremos hacerlo”.

Los incendios han afectado a los principales centros de población de la costa sur, desde la Bahía de Batemans hasta Bega, y los bomberos esperan que un cambio radical al final del día ayude a contener las llamas.

Hasta el martes por la noche, había más de 100 incendios en todo el estado, de los cuales 60 eran incontenibles y ocho estaban en el nivel de alerta de emergencia.

Se espera que grandes partes de la Costa Sur pierdan todas las formas de telecomunicaciones en las próximas horas.

Te puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__

Ad will display in 09 seconds