A una pareja china le va a costar caro su visita a un concesionario de lujo del país después de que su hijo de 3 años rayara una decena de coches nuevos.

Según informa 7News, los sorprendidos padres descubrieron que su pequeño había cogido una piedra y había rayado la pintura de 10 coches, incluido un Audi Q8 valorado en casi 28.000 dólares, durante la visita que hicieron el pasado 24 de noviembre. La pareja y su hijo habían acompañado a un amigo al concesionario.

La misma información indica que, según el Tribunal Popular de Lingui, el concesionario demandó al padre, conocido como Zhao, por una suma inicial de 28.244,70 dólares, asegurando que la cifra era una estimación y podría aumentar en función de una evaluación adicional del daño causado.

El negocio argumentó que los vehículos no podían venderse como nuevos una vez rayados. De lo contrario, podrían ser demandados por publicidad falsa e incurrir, incluso, en un delito.

Por lo tanto, los lujosos coches ya solo podían venderse como vehículos usados y con rebajas significativas, explicó el concesionario.

El tribunal informó en un comunicado que Zhao había rechazado la demanda de 200.000 RMB, pero al final llegó a un acuerdo de 9.644 dólares.

Fuente: 20 minutos.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds