Redacción BLes – Según informa Bangkok Post, murieron más de la mitad de los 147 tigres que habían sido confiscados de un templo budista en la ciudad de Kanchanaburi, Tailandia, hace 3 años. El deceso de los animales se produjo por la obstrucción de las vías respiratorias superiores luego de ser trasladados a la provincia de Ratchaburi, perteneciente al mismo país.

Dichas obstrucciones fueron a causa de parálisis laríngea. Tras ser confiscados, los felinos habían sido trasladados a dos santuarios de vida silvestre, donde mostraron síntomas desde el momento en que llegaron, de acuerdo a funcionarios del Departamento de Parques Nacionales, Conservación de Vida Silvestre y Vegetales (DNP por sus siglas en inglés), tal cual informa el mismo medio.

Desde ese instante, y a pesar de los constantes cuidados, murieron 86 de ellos. La mayoría era de raza siberiana.

[“Le tiró alcohol, le puso la traba y la prendió fuego”: Una mujer agonizó 6 meses y murió tras el ataque de su expareja]

A su vez agregaron que debido a la endogamia (cruza entre miembros de una misma familia) el sistema inmunológico se debilita y que la enfermedad se encuentra principalmente en gatos y tigres.

Estos tigres eran la evidencia de un caso de tráfico de animales y desde el 2016 fueron muriendo uno por uno. 

Thanya Netithammakul, jefa del DNP, dijo que expertos de la Universidad de Mahidol realizaron las autopsias y los resultados deberían conocerse la próxima semana, de acuerdo a Bangkok Post.

Sigue leyendo:

. “Le tiró alcohol, le puso la traba y la prendió fuego”: Una mujer agonizó 6 meses y murió tras el ataque de su expareja.

. Un joven de 21 años se paró frente a un tren y murió atropellado 12 horas después de separarse de su novia.

. Exjugador de fútbol americano destroza su local comercial y finge un crimen de odio.

Te puede interesar: Impactante informe sobre el macabro turismo de trasplantes en China

videoinfo__video2.bles.com||e7ab1c649__

Temas: Categorías: Tendencias