Todos hemos estado allí. Los nervios del primer día de clases. Para un estudiante de Wisconsin, Estados Unidos, comenzó en el autobús escolar, la semana pasada.

Axel empezó la semana pasada su estudio en el prejardín de infantes para niños de hasta 4 años. Su madre, Amy Johnson, quería marcar la ocasión tomándole una foto en el autobús escolar.

En lugar de una sonrisa, lo que ella obtuvo fueron lágrimas y una cara roja.

[Una mujer le cortó la pata a su perra mientras su marido la filmaba]

“Él estaba súper emocionado de ir, pero cuando el autobús llegó estaba realmente callado”, dijo ella a CNN. “El autobús abrió la puerta y lo miré y él comenzó a llorar”.

Amy dijo que lo subió al autobús pero él se estaba aferrando a ella. Fue entonces cuando la conductora del autobús, Isabel Lane, lo consoló mostrándole un asiento disponible justo detrás de ella.

[Imágenes de Google Earth ayudaron a descubrir un cadáver que estuvo en un lago durante 22 años]

“Le dije: ‘Amigo, tienes esto y te divertirás mucho'”, recordó Amy.

Isabel le dijo a CNN que Amy estaba tratando de bajarse del autobús, pero Axel la estaba agarrando.

Axel antes de dirigirse a la parada del autobús el primer día de clases.

“Extendí mi mano detrás del asiento y él me la agarró”, comentó Isabel.

Amy declaró que se bajó del autobús pero se dio la vuelta, todavía queriendo una “buena foto”. Fue entonces cuando captó la imagen.

El Departamento de Policía de Augusta publicó la foto de los dos en Facebook llamando la atención de la gente, y muchos dejaron comentarios alabando a Isabel por su compasión y amabilidad.

Ella ha sido conductora de autobús escolar para el Distrito Escolar de Augusta por poco menos de un año. Le encanta trabajar con niños.

“Pude ver que necesitaba ser consolado y eso fue lo mejor que pude hacer en ese momento”, expresó Isabel.

Al estar en un pueblo pequeño, ella comentó que puede aprender sobre los niños que conduce a la escuela todos los días.

“Te involucras en animarlos”, dijo. “Una gran victoria para mí es que todas las mañanas les digo a los niños que se bajan que tengan un buen día y cuando tengo uno que sé que no le gusta ir a la escuela, y dice: ‘Sí, lo intentaré’. Me hace sentir bien y espero que ellos sientan que pueden ser escuchados”.

Después de hablar con la conductora del autobús el primer día, Axel dejó de llorar antes de llegar a la escuela, dijo la madre.

“Ahora se sube todos los días listo para ir y le encanta la escuela”.

Axel tiene un hermano de 2 años que seguirá sus pasos en unos años.

Sigue leyendo:

. Un hombre con síndrome de Down que no esperaba vivir un año celebró su 65 cumpleaños.

. El conmovedor gesto de un subdirector al ayudar a un alumno con autismo y síndrome de Down.

. Le dijeron que era “demasiado fea para selfies” y ella les respondió con las mejores fotos.

Le puede interesar:

Los 36 occidentales que viajaron a China a defender su fe

videoinfo__video2.bles.com||aa0e691de__

Categorías: Tendencias